El actor y guionista Luis Rabanaque nos habla de “Dakota”, el nuevo montaje de Teatro del Temple

El actor y guionista Luis Rabanaque nos habla de “Dakota”

Fuente de la Imagen: Ana Moreno

El próximo viernes 30 de septiembre, la compañía aragonesa Teatro del Temple vuelve al Teatro de las Esquinas con su montaje “Dakota“.

Dakota” –la primera obra para el gran público que escribió Jordi Galcerán, autor de “El método Gronhölm”, “El Crédito” y “Burundanga”, hace más de 20 años– es una comedia de matices, que combina momentos de humor absurdo con otros de reflexión sobre la fragilidad del ser humano.

Dirigida por Carlos Martín, cuenta la historia de Hipólito Jarama (personaje interpretado por Joaquín Murillo), un reconocido médico estomatólogo que sueña con extraños personajes que predicen el futuro.

En uno de estos sueños aparece su mujer, Laura (interpretada por Yolanda Blanco), besándose con un protésico dental. A partir de ese momento, el único objetivo del protagonista será descubrir si ese presagio, como los anteriores, se va a hacer realidad. El reparto de la obra lo completan los también actores de la tierra Luis Rabanaque y Francisco Fraguas.

Luis Rabanaque comenzó su formación en interpretación en la Escuela Municipal de Teatro en el año 1992.

En teatro tiene experiencia en compañías como Teatro del Temple (actualmente en gira con la obra “Dakota” de Jordi Galcerán), Tranvía Teatro, Lagarto-Lagarto, McClown, Teatro Indigesto o Gato Negro en montajes como “Museo Arriba, Museo Abajo”, “La Celestina”, “La Dama Duende” o “La Venganza de Don Mendo”.

En cine ha participado en “Bendita Calamidad”, largometraje de Gaizka Urresti, “Espera un segundo” de Germán Roda, o “El día más feliz” del propio Urresti.

En televisión ha trabajado en el programa “Oregón TV”, la serie “Tres eran tres”, y ha aparecido en otras producciones televisivas de las productoras Lobomedia y Zapzapmedia.

Hemos hablado con Luis Rabanaque para conocer con más detalle su trayectoria y sus proyectos actuales.

¿Cuándo decidiste que querías ser actor?

De niño, tal y como me cuentan, ya había indicios que apuntaban hacia la comedia. Según parece era un especie de pequeño Woody Allen, con sus pequeñas enfermedades, sus torpezas, sus despistes, que hacía las delicias de chicos y grandes (yo entonces no entendía muy bien esas risas, claro). Pero ya de forma consciente, comencé tarde. Acudiendo con frecuencia al teatro como espectador me di cuenta de que yo quería disfrutar en escena. Un grupo de teatro amateur y seguidamente la Escuela de Municipal de Teatro de Zaragoza, ya acercándome a los 25 años, me allanaron el camino hacia las tablas.

Luis Rabanaque (derecha) con sus compañeros de reparto de “Dakota”: Joaquín Murillo y Yolanda Blanco

Luis Rabanaque (derecha) con sus compañeros de “Dakota”: Yolanda Blanco, Joaquín Murillo y Francisco Fraguas

Para los actores es un trabajo importante tanto físico cómo dramático ¿qué herramientas/recursos/métodos has utilizado a la hora de construir tu personaje?

Pues básicamente los marcados por Carlos Martín, el director, somos muy disciplinados, jeje.

Obviamente también tiras de tu histórico, de elementos de trabajo propios que has ido afinando a lo largo de los años. En mi caso, y aunque no lo tengas presente continuamente, hay también varias líneas de trabajo cercanas a actores de referencia para mí, que indudablemente están presentes a la hora de buscar el personaje y pulirlo.

Como actor, ¿qué te ha aportado el personaje de “Dakota”?

Pues la verdad es que es uno de los personajes que más satisfacciones me ha dado hasta ahora. Seguramente porque es bastante cercano a mi perfil de comediante y cuando te cae un guante que se ajusta a tu mano, no hay otra que disfrutarlo a tope.

¿Tenías claro lo que querías desde un principio? ¿a qué retos te has tenido que enfrentar?

Creo que desde la primera lectura empezamos a ver por donde debía andar la criatura. Lógicamente se fue perfilando con el tiempo, pero ya arrancó con un borrador de lo que finalmente ha sido. El reto precisamente ha sido matizar un perfil de personaje tan cercano a mi forma de trabajar la comedia. Buscarle algunas aristas, dejarle una cierta holgura para no encorsertarlo en un personaje tipo.

¿Qué ha sido lo más complejo del trabajo en esta obra?

Lidiar con el carácter difícil de mis compañeros, jaja. No, para nada. Seguramente entender todos los matices que tiene una arquitectura teatral así. Galcerán va sembrando pistas a lo largo de la obra que van modificando la actitud de cada uno de los personajes, obligando lógicamente a adaptarse al resto. Complejo, pero muy gratificante.

Francisco Fraguas con sus compañeros de reparto de “Dakota”: Joaquín Murillo, Yolanda Blanco y Luis Rabanaque

Luis Rabanaque (derecha) con sus compañeros de “Dakota”: Yolanda Blanco, Joaquín Murillo y Francisco Fraguas

¿Y lo más sencillo?

Trabajar con mis compañeros. Seguro. No había trabajado con el Temple (con algunos de sus actores sí) y el grupo que se ha creado es fantástico.

¿Cómo ha ido evolucionando tanto la obra como el personaje desde su estreno?

Pues tal y como he adelantado antes, añadiendo muchos matices. Sobre todo en el primer período de representaciones íbamos entendiendo mejor tanto la historia como a nuestros propios personajes y esto ha llevado a que todo se haya ido redondeando con el tiempo.

¿Qué has aprendido de esta obra? ¿en qué te ha enriquecido?

Creo que es un buen ejercicio para aprender a entender al que tenemos enfrente. Un personaje como el del protagonista, Hipólito, que pasa por una sucesión de estadios diversos y cambiantes a lo largo de la obra, obliga a que te esfuerces por entenderlo de alguna forma (a ratos a sufrirlo, claro, que también toca a veces en la vida). Como actor, he aprendido muchas cosas. Para empezar conociendo una línea de trabajo diferente a la de otras compañías y para seguir, disfrutando de las lecciones continuas de dirección y compañeros de escena.

¿Qué sensación crees que deja la obra entre el público asistente?

Muy gratificante. Desconcertante en los primeros momentos, intrigante en otros, muy divertida en bastantes escenas… Salen muy congratulados por entender una historia que dentro de su relativa complejidad les va dando pistas que van completando según avanza la función. No siéndolo para nada, tiene de alguna manera detalles de obra de misterio, en la que el espectador va resolviendo cuestiones para entenderla y salir muy satisfecho de la sala. Y sí, se ríen mucho además, damos fe.

Dakota” se representará del viernes 30 de septiembre al domingo 2 de octubre en el Teatro de las Esquinas.

Tags: , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de Zaragoza. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir gente, eventos y establecimientos únicos y creativos.



Volver arriba ↑