El Tragachicos

El Tragachicos

El “Tragachicos” es un popular tobogán gigante “devoraniños”, de cinco metros de altura.

Las primeras referencias históricas al “Tragachicos” se remontan al siglo XIX, cuando Félix Oroz la presentó, junto con la remozada Comparsa de Gigantes y Cabezudos, como una figura de extraña de grandes proporciones, especie de cabezudo descomunal: el Gargantúa.

Este personaje se inspiraba lejanamente en el protagonista de Rabelais y los elementos festivos de procedencia italiana. En 1892, salió a la calle otro Gargantúa procedente del taller de Dionisio Lasuén, que participaría en las Fiestas del Pilar de los dos años siguientes.

En 1907 la Comisión de Festejos, ante el éxito obtenido años anteriores, encargó a José Galiay que reconstruyera la figura, que fue presentada en la entonces Plaza de la Constitución (Plaza de España), remolcada por la novedad de la época: un automóvil.

Esta pieza se conoció popularmente como -Tragantúa- y –Tragachicos- hasta su desaparición. Volvió a resurgir a finales de los sesenta como -Tío Zambombo-, un enorme baturro que subido en una carroza, acompañando a la cabalgata del Pregón y quedaba luego instalado durante las Fiestas en la Plaza del Pilar.

Allí, los niños hacían cola para ser deglutidos: se introducían por la boca y se deslizaban por el tobogán interior, hasta salir por detrás. El Tío Zambombo murió olvidado en los almacenes municipales.

En los 80 el Tragachicos se recuperó con algunas variaciones, ahora lo que come es un gran bocata, y los niños “comidos” salen por el trasero.

Tags: , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de Zaragoza. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir gente, eventos y establecimientos únicos y creativos.



Volver arriba ↑