Entrevista a la Compañia Teatro del Temple y su obra “El Licenciado Vidriera”

Entrevista a la Compañia Teatro del Temple y su obra “El Licenciado Vidriera”

El viernes 7 de abril, la compañía Teatro del Temple recalará en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza poniendo en escena uno de sus montajes teatrales más celebrados: “El Licenciado Vidriera”, basado en una de las Novelas Ejemplares de Miguel de Cervantes.

Dos personajes: Tomás Rodajas y Miguel de Cervantes interpretados por dos magníficos actores (José Luis Esteban y Javier Aranda), recrean la picaresca cervantina mezclando con fluidez la situación jocosa con la reflexión profunda.

Conoce más sobre la obra y la compañía a través de la entrevista concedida para el Blog del Teatro de las Esquinas.

A la compañía:

¿Qué tipo de teatro pretendéis llevar a cabo desde la Compañia Teatro del Temple?

Somos una compañía que trabaja el repertorio con un espectro muy amplio, tanto de obras clásicas universales de todos los tiempos como “Luces de Bohemia” o “La Vida es Sueño” a obras de autor contemporáneo como “Dakota” de Jordi Galcerán y a espectáculos de creación propia como “Transición“.

Siempre con una visión que busca la cercanía con el espectador y la sociedad actual tanto al afrontar un clásico como un contemporáneo.

¿Cómo ha ido evolucionando tanto la obra como los personajes desde su estreno?

Al llevar muchos años representándose los actores han hecho muy propios los personajes, de alguna manera les han dado un alma muy especial en esa doble categoría que tiene de ser al mismo tiempo Miguel de Cervantes y Tomás Rodaja, pero también dos actores que tienen que seguir manteniendo en marcha el “carro” del teatro, pese a todos los avatares y crisis.

En ellos el humor y lo serio camina por un filo muy estrecho y la fábula se mantiene muy viva y fresca permitiéndose siempre algún momento de improvisación según trascurre el espectáculo.

¿Qué sensación creéis que deja vuestra obra entre el público asistente?

Una sensación festiva, tierna y algo nostálgica. El público disfruta con la gran riqueza y sonoridad del lenguaje cervantino y sigue el juego simpático y socarrón que desarrollan estos dos personajes sobre la escena. Creo que además entiende que la metáfora de la obra de Cervantes sobre un hombre que consigue su notoriedad construyendo un personaje público estrambótico y delirante (“freaky”) está plenamente vigente.

A los actores:

Para los actores es un trabajo importante tanto físico cómo dramático ¿qué herramientas/recursos/métodos habéis utilizado a la hora de construir los personajes?

José Luis Esteban: En primer lugar, hemos vuelto a descubrir el placer de jugar en el escenario. Jugar a ser, jugar a decir, jugar a divertirnos con el texto, con el público, a tenerlo cerca, a ser cuanto más cómplices mejor. En ese sentido, hemos desarrollado un trabajo interpretativo muy mestizo, donde la grandeza del lenguaje del barroco español se mezcla con recursos cercanos al clown, al teatro de barraca y feria, y sobre todo a un teatro donde la escucha entre los actores y el público se convierte en un juego recíproco, ligeramente socarrón, golfo y desenfadado.

Javier Aranda: En mi caso, al hacer varios personajes, he optado por la utilización de diferentes registros físicos y vocales, he intentado jugar y experimentar con mi capacidad, con la intención de diferenciar personajes y favorecer la comprensión de la pieza al espectador.

¿Qué os han aportado los personajes de “El Licenciado Vidriera”?

J.L.E.: La sutil intensidad con la que Cervantes va llenando de capas a ese Licenciado Rueda, o Vidriera. Cuando estás dentro del universo de Cervantes entiendes mejor su genialidad, su singularidad excepcional a la de construir unos personajes por los que no pasa el tiempo.
J.A.: Lo que me aporta este trabajo, a parte de la versatilidad como actor, es que me ha llevado a encontrarme con un estado de juego escénico donde he descubierto la importancia del disfrute del actor y esto hace que me lo pase como un niño en el recreo.

¿Qué ha sido lo más complejo del trabajo en esta obra?

J.L.E.: Encontrar una interpretación lo más natural posible, a través de un texto complicado de decir. Todo tiene que parecer fácil e inevitable.
J.A.: Quizá, lo mas complicado lo situaría al inicio en los primeros encuentros con el texto, fue escrito hace siglos, me resultaba lejano y la labor de hacerlo nuestro se me hizo complicada. Aunque he de decir que a la larga se ha convertido en una de las mayores satisfacciones, la posibilidad de navegar en el rico, inmenso e ingenioso lenguaje de Cervantes es un enorme placer.

¿Y lo más sencillo?

J.L.E.:Trabajar con Javier Aranda, un actor espectacular que en esta función se sale, literalmente, de sí mismo. Un compañero con el que disfruto muchísimo en el escenario.
J.A.: Lo más sencillo es sin duda el trabajo con el equipo, las pautas dadas por Carlos Martín el director, la aportación de Alfonso Plou el dramaturgo y sobre todo compartir escenario con Jose Luis, con quien siento una gran complicidad y hace que el trabajo sea cómodo, divertido, sin dejar de lado el compromiso con el buen teatro, todo esto en su conjunto ha hecho que lo difícil sea fácil.

Sinopsis:

En “El Licenciado Vidriera” el estudiante pobre Tomás Rodaja marcha a Salamanca a estudiar acompañando a un noble y allí se licencia con honores; viaja por diversas ciudades de Italia siguiendo inicialmente a un capitán.

Regresa de nuevo a Salamanca pero pierde la razón a causa de un filtro de amor que le han suministrado en secreto y cree tener el cuerpo de vidrio y ser sumamente frágil. Sin embargo, su agudeza es sorprendente y todos le consultan.

Tan famosos llega a ser que es trasladado a la Corte y se convierte en un famoso personaje público. Finalmente por mediación de un monje recobra el juicio, pero ya nadie le contrata ni va a verle.

Tags: , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de Zaragoza. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir gente, eventos y establecimientos únicos y creativos.



Volver arriba ↑