Entrevista a los actores Africa Hurtado y Julio Alonso

Raquel y Rachid

Este fin de semana, se representará en la Sala Cero del Teatro de las Esquinas, “Raquel y Rachid”, una reflexión sobre el ser humano y las dificultades de comunicación en la sociedad contemporánea escrita y dirigida por Alberto de Casso e interpretada por África Hurtado y Julio Alonso.

“Raquel y Rachid” es una tragicomedia que habla de la amistad difícil y tormentosa entre una joven profesora de español y un alumno marroquí maduro a lo largo de una tarde de compartir confidencias y la curiosidad de querer saber demasiado del otro.

Los dos personajes mantienen un ten con ten de hora y media en el que no hay una orientación marcada, y si la hay no está demasiado clara. Son seres que se encuentran y hablan y discuten y se quieren y se odian a ratos.

A unos pocos dias del estreno en Zaragoza, los actores África Hurtado y Julio Alonso han sido tan amables de contestarnos a unas preguntas sobre la obra y sus trayectorias profesionales.

El 11 y 12 de Abril presentáis “Raquel y Rachid” en la Sala Cero el Teatro de las Esquinas de Zaragoza, ¿seguís teniendo nervios al subiros al escenario?

África: Sí, pero siempre he sabido controlarlos muy bien. Así que no es algo que me afecte.

Julio: Los nervios no te los quitas nunca. Son como un hormigueo en tus tripas que a fuerza de pisar escenarios te acostumbras a controlar de forma que no se desboquen  y que sabes que en cuanto estés ante el público te vas a olvidar de ellos.

En está ocasión quizá los nervios sean mayores porque la plaza es Zaragoza, tierra en la que tengo muy buenos amigos y compañeros que espero ver entre el público.

Raquel-y-Rachid

Háblarnos sobre vosotros, ¿cuándo empezasteis en el mundo del teatro?

África: Empecé desde muy pequeña, cuando montábamos obras para las fiestas de mi pueblo.

Julio: Como un eterno aprendiz de maestro. Tengo un poco de ambas cosas. Esta es una profesión en la que nunca estás terminado de hacer. Aprendes cada día de tus compañeros, de tus directores, de la crítica de tus amigos. No hay un techo, ni un límite y siempre has de querer llegar más lejos. Y no me refiero a la fama ni nada de eso. La profesión es otra cosa que no tiene nada que ver con ser más o menos conocido.

Julio: Empecé muy joven, a principios de los 70 en el teatro universitario de entonces. Después la vida me llevó por otros derroteros profesionales y volví a mi pasión por la interpretación a finales de los 90. Desde entonces no he parado.

A nivel profesional ¿cómo os definiríais?

África:  Como una joven actriz y dramaturga que pretende seguir sobreviviendo en este mundo del arte escénico.

Julio: Como un eterno aprendiz de maestro. Tengo un poco de ambas cosas. Esta es una profesión en la que nunca estás terminado de hacer. Aprendes cada día de tus compañeros, de tus directores, de la crítica de tus amigos. No hay un techo, ni un límite y siempre has de querer llegar más lejos. Y no me refiero a la fama ni nada de eso. La profesión es otra cosa que no tiene nada que ver con ser más o menos conocido.

Raquel y Rachid

¿Qué sentís por el teatro? ¿qué significa para vosotros actuar en un escenario?

África: Me encanta actuar. Me apasiona subirme al escenario y dar vida a personajes que no tienen nada que ver conmigo. Es la cosa más divertida que he hecho en mi vida.

Julio: Es algo que muchas veces te preguntan y antes tenía respuestas fáciles que a fuerza de repetirlas se convierten en tópicos o en palabras gradilocuentes. Finalmente es algo que se ha metido en tu vida y con lo que ya difícilmente puedes vivir sin él.

Por mucho que no te guste a veces como van muchas cosas que rodean la profesión, todo eso se te olvida cuando te ves en un escenario fluyendo con tus compañeros en una historia cuadrada de principio a fin que se desplegará en un breve tiempo limitado.

Cuando os propusieron actuar en esta obra. ¿Qué es lo primero que pensasteis sobre el argumento y qué os hizo aceptar?

África: Me pareció muy difícil por la relación de los personajes, sus cambios y el hecho de que sólo haya dos durante toda la acción. Esto mismo es lo que me animó a aceptar.

Julio: Pensé que tenía en mis manos una historia potente que iba más allá del puro divertimento y que eso es lo que me apetecía hacer. Que tenía ante mí un reto de un personaje difícil muy alejado de mí a todos los niveles con el que trataría de encontrar todas las coincidencias humanas posibles

¿Cómo son vuestro personajes? ¿Qué queréis transmitir con ellos?

África:  Raquel es una joven muy complicada a la que la vida le da una lección que seguro, no olvida nunca. Mi intención es mostrar que todos tenemos derecho a equivocarnos.

Julio: Rachid es un marroquí que sobrepasa los 50 años, en eso coincido con él, musulmán, solitario, con su numerosa familia en tu tierra de origen y con todas las dificultades de comunicación que se derivan de ese estatus social. Por debajo de todo eso tiene una humanidad que es lo más interesante de descubrir a lo largo de la obra. Dejemos que el espectador se la encuentre.

Raquel y Rachid

¿Que es lo que os resulta más dificil de esta obra?

África: Mantener la atención del público durante hora y media en la que sólo interactúan dos personajes.

Julio: Indudablemente ha habido un esfuerzo por construir un personaje sin caer en tópicos y en acentos extraños. Pero quizá lo más difícil sea encontrar en el escenario los momentos en que se producen la conexión íntima entre ambos personajes.

Eso es pura emoción. Es lo que engancha al público.

¿Qué va a encontrarse el espectador en “Raquel y Rachid”?

África
: Dos mundo opuestos que necesitan llegar a entenderse.

¿Qué proyectos tenéis entre manos actualmente?

África: Estoy trabajando como actriz en el montaje de una texto propio.

Julio: Estoy a la vez en gira con otra compañía dirigida por Lidio Sánchez Caro representando Cucara y Macara del mejicano Oscar Liera. Me han llamado para otro proyecto teatral con la compañía madrileña La Canoa y hay por ahí varios temas audiovisuales que se están poniendo en marcha en los que está previsto que participe, pero eso mejor hablar cuando esté ya metido en harinas.

¿Cómo veis el futuro de la cultura en España?

África: Demasiado feo.

Julio: Pues yo soy optimista. Hay periodos en que se producen más zancadillas que apoyos y este que estamos pasando parece ser uno de esos, pero la Cultura, el Arte, las pasiones por la belleza por ir más allá de lo práctico o cotidiano siempre aflora de una forma o de otra.

La cultura tiene sus propios resortes naturales para imponerse por encima de la mediocridad política a la que en muchas ocasiones acaba neutralizando. Creo que hay que pelear pero no desesperar ni caer en la queja permanente.

Raquel y Rachiden la Sala Cero del Teatro de las Esquinas, el viernes 11 y sábado 12 de Abril a las 21h.

Tags: , , , ,


About the Author

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de Zaragoza. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir gente, eventos y establecimientos únicos y creativos.



Back to Top ↑