Entrevista a Los Gandules

Entrevista a Los Gandules

Los Gandules, el dúo musical por excelencia del movimiento cómico alternativo, regresan el 28 de abril al Teatro de las Esquinas, donde tantos fracasos han cosechado -y donde todavía deben dinero-, para, en un alarde de desfachatez sin precedentes, presentar su nuevo trabajo “Noches de Bingo”.

Con este oportunista álbum, cocinado a fuego lento en su bungalow de Saint-Tropez, Tobo Gandul (Roberto Montañés) y Dun Gandul (Santiago Díaz), abanderados de esa filosofía milenaria que dice que “Con sofá y tresillo, la vida siempre a tope“, concluyen esa modesta trilogía que comenzó con “Mañanas de Petanca” y que continuó con “Tardes de Merienda”.

Este último disco es una sucesión de temas hilarantes y que sigue la línea marcada por sus 6 anteriores grabaciones discográficas. La mayoría de sus parodias se centran en famosas canciones de los años 80 y 90, aunque han ampliado su radio de acción hacia otras décadas gloriosas.

Estamos, sin duda, ante el mejor disco de este peculiar dúo heterosexual, dónde la ironía, la tontuna, el sarcasmo se mezclan de una forma brillante. De hecho es llamado el “Taj Majal del Sainete” entre la prensa especializada en temas de pesca.

Producido, como siempre, por Roncho Brown, “Noches de Bingo” contiene canciones con estribillos como “Pony”, “Pantalón Marrón”, “Amigo Yetil”, ”Estoy en el censo”, “Estar empadronado es”, versiones de temas que van desde Enrique y Ana a los Who, de Rocío Jurado a The Beatles, de Joe Coker a Boney M.

Este nuevo trabajo ha sido grabado en Luco de Jiloca (Teruel) dónde Los Gandules han encontrado la inspiración para semejante obra.

¿Cómo definiríais a Los Gandules?

Tobo Gandul [Roberto Montañés]: Dos tipos maduros en bata, tocando la guitarra en un sofá y diciendo chorradas.
Dun Gandul [Santiago Díaz]: Un soplo de aire fresco. Un bálsamo para la que está cayendo.

Musicalmente hablando ¿Cuales son vuestras influencias?

T.G: Las novelas de Corín Tellado y toda la obra de Marcial Lafuente Estefanía, eso musicalmente hablando.
D.G: Sobre todo el death metal africano. Grupos como White Widow, White Spider o White Night.

¿Cómo fueron vuestros inicios en la música?

T.G: Golpeaba con un palo una palangana metálica mientras cantaba la canción de Heidi en su versión japonesa. Luego me pasé a la autoarpa.
D.G: Mis padres me obligaron a ir a clases de organillo de manubrio durante 41 años. Y… así empecé.

¿Cómo os dio por empezar con Los Gandules?

T.G: Porque pensábamos que podíamos mejorar muchas canciones que estaban ya escritas, luego nos dimos cuenta de que era un error pero ya no había remedio.
D.G: Notamos que había un vacío en la escena musical española. Demasiados grupos de marchas militares y tunas. Sabíamos que teníamos nuestro nicho de mercado y nos lanzamos. Luego todo vino rodado. La fama, las mujeres, el vino…

¿Qué disfrutáis más, haciendo las canciones o en los conciertos?

T.G: Yo como más disfruto es haciendo nada, ese es mi estado natural la nada.A veces me canso de estar sentado y me tengo que tumbar… eso sí, mis 6 o 7 horas de siesta no las perdono.
D.G: Es como preguntar “¿A quién quieres más, a mamá o a la tía Rosa?” Cada cosa tiene su momento. El proceso compositivo es excitante, pero el directo es mágico. No, espera, es al revés. No, así.

¿Qué tal lleváis la fama?

T.G: Me parece que te equivocas, esa churrería ya no es nuestra.
D.G: Mal. Nos gustaría poder ir al Sabeco como cualquier otra persona normal. Siempre hay una vieja que te dice “joven, cójame esto” o “joven, cójame aquello” o, lo que es peor “joven, déjeme pasar, que sólo llevo una barra”.

¿Cómo es vuestro proceso de creativo?

T.G: Piensas en una canción y buscas algo que suene parecido al estribillo, luego haces el resto de la letra con un diccionario de rimas e ideas afines a mano…y ya está.
D.G: Es un proceso basado en nuestro talento desbordante por encima del trabajo. El esfuerzo está sobrevalorado en esta sociedad vacía de valores. Los jóvenes de hoy se quejan de todo. A hacer sudokus los ponía yo…

¿Qué música os gusta escuchar?

T.G: Cualquiera que no sea Rosario.
D.G: Depende del momento del día. Por la mañana, nada. Y bueno, por la tarde tampoco. Y por la noche se duerme.

En una frase, convencer a los espectadores zaragozanos para que vayan a veros al Teatro de las Esquinas el viernes 28 de abril…

T.G: Hay gente p´a to.
D.G: Mi abuelo fumaba tres paquetes y vivió noventa años.

Tags: , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de Zaragoza. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir gente, eventos y establecimientos únicos y creativos.



Volver arriba ↑