Museo Pablo Gargallo

"El Saludo Olímpico" de Pablo Gargallo

Jinete del conjunto escultórico “El Saludo Olímpico” de Pablo Gargallo

Dos grupos ecuestres realizados para el Estadio Olímpico de Montjuïc de Barcelona en 1929, conocidos como “El Saludo Olímpico” reciben al visitante del Museo Pablo Gargallo en la Plaza San Felipe.

A ellos se une la monumental escultura “La Vendimiadora” (1928), ubicada en la calle Candalijas y una invitación explícita a los paseantes para entrar en el museo dedicado al escultor maellano. Junto con el “Pastor de la Flauta” y “El Pastor del Águila”, ambas de 1928, es una de las tres esculturas que realizó Gargallo para el proyecto de ornamentación de la Plaza de Cataluña, de Barcelona.

"La Vendimiadora" (1928) es una invitación explícita a los paseantes para entrar en el museo dedicado al escultor maellano

“La Vendimiadora” (1928) es una invitación explícita a los paseantes para entrar en el museo dedicado al escultor maellano

El Museo Pablo Gargallo se ubica en el Palacio de los Condes de Argillo, edificio que data de 1661 y que posee las características de la arquitectura civil de la nobleza aragonesa en la transición del modelo renacentista al barroco.

El museo tiene su origen en 1982 y abrió sus puertas en 1985 merced al acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Zaragoza y Pierrette Anguera, la hija y heredera de la obra del autor.

Pablo Gargallo, Maella (Zaragoza), 5 de enero de 1881- Reus (Tarragona), 28 de diciembre de 1934, es uno de los más destacados renovadores del lenguaje escultórico del siglo XX.

De sólida formación tradicional, que consolida en la Barcelona Modernista (en el taller de Eusebi Arnau y como alumno de La Lonja) y amplía con sus viajes a París en 1903, 1907 y 1909, a partir del segundo investigó con materiales metálicos inusuales (chapas de cobre, hierro, latón, plomo) en busca de un lenguaje personal e innovador.

Sin abandonar el campo de la figuración y manteniendo siempre su interés preferente por la representación del cuerpo humano, a lo largo de tres décadas (que se reparten entre Barcelona y París)logra desarrollar un apasionante proceso de liberación física de la escultura, ya que desde el clasicista bulto redondo (que siguió practicando y depurando durante toda su vida) y mediante la inversión de los volúmenes, el aligeramiento de la masa, la supresión total de la materia y la fragmentación y elisión de los elementos significantes de la figura, llegó a convertir el vacío, los espacios inducidos y las luces recogidas -y no reflejadas- en factores decisivos de la construcción escultórica.

Salvo los ejemplares instalados en Zaragoza (en el entrono de la Plaza San Felipe), toda su obra pública de carácter monumental se localiza en Barcelona.

Saludo Olimpico de Pablo Gargallo, en la Plaza San Felipe

Jinete del conjunto escultórico “El Saludo Olímpico” de Pablo Gargallo

En el Museo se conservan y exhiben esculturas que van desde la época de formación de Pablo Gargallo hasta los últimos años de su vida. En éstas se aprecian tendencias modernistas, noucentistas y cubistas con un marcado acento personal y utilizando especialmente el hierro, el cobre y el plomo como materiales.

Las piezas, fechadas desde 1904 hasta 1934, reflejan la personalidad de una de las más destacadas individualidades del arte moderno y un creador decisivo en la evolución de la escultura del siglo XX.

Además de la colección de esculturas, el museo cuenta con una importante muestra de dibujos y doce conjuntos de plantillas de cartón que Pablo Gargallo usaba para trazar y cortar las diferentes piezas que componen sus esculturas en chapa metálica.

Entre las piezas exhibidas cabe destacar “El Gran Profeta“, situado en el patio interior. La figura representa un orador gritando con el brazo levantado mientras sujeta un bastón con actitud amenazadora.

En 1904 Gargallo realizó varios dibujos de una figura de Profeta, que tendrá cierta traducción escultórica en el imponente relieve de San Juan Bautista realizado entre 1906 y 1911 para el friso de los santos de la fachada principal del Pabellón de Administración del Hospital de Santa Creu i Sant Pau, de Barcelona. En 1926 ejecutó, en chapa de cobre, una premonitoria y sobrecogedora Cabeza de profeta, probable estudio, muy acabado y significativo, para el definitivo “El Gran Profeta” (1933) con el que culminaba un proceso de obsesión creativa que se prolongó casi treinta años.

"El Profeta" de Pablo Gargallo

“El Gran Profeta” de Pablo Gargallo

En esta obra extraordinariamente arquetípica, Gargallo reúne y sintetiza, de manera emblemática, casi todos sus logros expresivos y conceptuales en el campo de la representación de los volúmenes, el espacio y la luz, conseguidos a lo largo de una trayectoria artística y vital absolutamente volcada en la investigación de nuevos recursos y la búsqueda de un lenguaje personal e innovador, hasta el extremo de haber resuelto los aspectos formales más notorios mediante el uso de marcadores sígnicos derivados del trabajo de las gruesas planchas de hierro que utilizó durante los últimos años de su vida, de modo que, tratándose de una obra modelada para fundir y siempre fundida en bronce, todavía propicia, en ciertos observadores poco atentos, la confusión de considerarla ejecutada en hierro forjado.

Dirección: Plaza San Felipe 3, Zaragoza
Teléfono: 976724922
Horarios:  De martes a sábado, de 10 a 14 y de 17 a 21 h. Domingos y festivos de 10 a 14:30 h. Lunes, cerrado.

Tags: , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de Zaragoza. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir gente, eventos y establecimientos únicos y creativos.



Volver arriba ↑