Palacio de los Condes de Fuenclara

Palacio de los Condes de Fuenclara

El palacio de Fuenclara fue construido en la segunda mitad del siglo XVI por encargo de don Antonio Agustín, padre del arzobispo de Tarragona y eminente canonista.

Naciendo en él en 1517 Antonio Agustín, polígrafo, diplomático y teólogo, e hijo del Vicecanciller del Consejo de Aragón, del mismo nombre. En el siglo XVII, mediante enlace matrimonial en 1678 de Lorenza Agustín y Marcilla, señora de Luceni, Boquiñeni y Maleján, con José Cebrián y Alagón, cuarto Conde de Fuenclara, la casa pasó a esta familia, siendo residencia del quinto Conde de Fuenclara Pedro Cebrián y Agustín.

En el siglo XIX el entonces propietario del inmueble Manuel Dronda Lausín lo legó al arzobispo de Zaragoza para que se destinase a sede de la “Sociedad Protectora de Jóvenes Obreros y Comerciantes”.

En 1939 José de Yarza hace el “proyecto de tienda para venta de libros de ocasión”, que aún existe (“Librería Libros”) en los bajos de la edificación.

Es un edificio exento que constaba originalmente de tres plantas, aunque en la actualidad tiene una planta más. A pesar de las profundas modificaciones realizadas en el espacio interior, éste sigue articulándose en torno a un patio central con una escalera monumental de acceso al resto de los pisos.

El patio presenta cuatro columnas toscanas sobre basa y plinto, que sostienen zapatas de apeo para el forjado de madera que cierra las crujías. La parte baja del patio está decorada con un arrimadero de cerámica de Muel.

La fachada principal, que da a la calle Fuenclara, también ha sufrido algunas transformaciones. La planta baja hoy presenta locales comerciales que ocultan el primitivo acceso en arco de medio punto. Está realizada totalmente en ladrillo y remata con un potente alero.

Dirección: Calle Fuenclara, 2

Tags: , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de Zaragoza. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir gente, eventos y establecimientos únicos y creativos.



Volver arriba ↑