Patatas Bravas: las mejores de Zaragoza

Las patatas bravas son el clásico de las tapas. Una tapa sencilla, económica y entrañable que parece no tener más misterio que freír patatas y echarles salsa picante.

Aunque parezca que lleva con nosotros desde tiempos inmemorables, las patatas bravas son una tapa relativamente moderna, ya que no aparecen en ninguno de los recetarios regionales tradicionales y hasta donde hemos podido saber, empiezan a verse en los bares en los años 50 del siglo XX.

Sin embargo, si somos realistas, es complicado que una ración de bravas cumpla nuestras expectativas a la primera. Ahora bien, si nos ponemos a imaginar, ¿cómo serían esas patatas bravas perfectas?…  Nos atrevemos a escoger las mejores raciones de patatas de Zaragoza.

Los puristas se decantarán por las formulas tradicionales de los bares de toda la vida que han pasado de generación en generación, mientras que otros preferirán nuevas e innovadoras recetas, aunque igualmente deliciosas.

¿Ya se os empieza a abrir el apetito?, pues aquí tenéis algunos de los mejores lugares para probar patatas bravas en Zaragoza.

Patatas Bravas en La Viña, ZaragozaLa Viña (Calle Jordán de Urries 5, Zaragoza) es un pequeño establecimiento situado en una bocacalle de la Calle Don Jaime. Adil ha fusionado los sabores del norte de Marruecos y del Sur de España para traernos deliciosas patatas en salsa brava, berenjenas en tempura y salsa dulce, pinchos morunos y algunas de las mejores croquetas de la ciudad.

Las patatas están bien cocinadas y con buen sabor. Las salsas, hechas en el día de manera artesanal, son deliciosas. Aunque La Viña suele estar repleto, el servicio amable y una de las mejores relaciones calidad-precio de la ciudad hacen que la espera merezca la pena.

Patatas Bravas en la Cafeteria FaustinoEl Faustino (Plaza San Francisco 3) es uno de los restaurantes de Zaragoza de toda la vida, y por sus salones pasaron muchas de las celebraciones familiares mañas de los años 70 y 80.

Recientemente el espacio ha renovado su carta, manteniendo su estética kitsch setentera y todo su encanto.  El Faustino ofrece dos ambientes bien diferenciados. Por un lado, la planta baja, con una gran barra donde se come de pie en mesas altas.

El otro área del Faustino es un agradable salón en la planta de arriba, donde se sirven los exquisitos platos de la carta. Sus patatas bravas son auténticas, con una textura muy cremosa y presentadas de una manera tan “cuqui”, que te quedarás sin batería en el móvil de hacerles tantas fotos. Además de las bravas, recomendamos probar la hamburguesa de foie con boletus con el pan con semillas de amapolas y la burger egg, con queso cheddar, cebolla frita, tomate, bacon crujiente, salsa de la casa y huevo a la plancha.

J-85patatas bravas en el j-85 (Calle San Francisco de Borja 9)

Cuando se trata de llevar el bocata un paso más allá del pepito de lomo o la hamburguesa, el primero que se apunta es el J-85, que prepara unas versiones tan sabrosas como generosas, esa clase de bocadillos que no sabes por dónde atacar para no pringarte la barba hipster, de los que necesitan unas cuantas servilletas porque la salsa está deliciosa pero se desborda.

Bocata bacon o de lomo puede sonar poco seductor. Sin embargo, la especialidad de esta primorosa bocatería es añadir matices al pan de cada día hasta hacer una pequeña fiesta. El bacon o el lomo, tierno hecho con una cocción lenta con horno Roner, gana matices con una cebolla a la plancha, huevo a la plancha, lechuga, pimientos verdes y tomate aliñado.

¿Salivando? Tienen casi una veintena de opciones para elegir. Y unas bravas fenomenales.

El Divino GastrobarPatatas Bravas en El Divino Gastrobar (Calle Don Jaime I, 54)

En la calle Don Jaime hacía falta un local de tapas de estilo creativo y joven, pero sin juegos de manos.

El Divino es un pequeño y entusiasta café de espíritu vintage, que atrae a mucha gente joven para charlar a media tarde o ya para tomarse la primera copa alrededor de una mesa, sin agobios, y con la buena disposición de sus camareros.

También tienen buenas tapas y raciones, así como una selección de tartas artesanas.

Aquí encontraremos un buen producto y algunas recetas imaginativas, pero sobre todo buen producto a precio asequible. Y unas bravas fenomenales.

Los ZagalesTerraza de Los Zagales (Calle Comandante Repolles, 21)

Esta tasca aragonesa es un referente de la gastronomía popular de la zona de San Miguel.

Los Zagales apuesta por la cocina tradicional y por los platos más caseros con recetas de la abuela. Todo se hace al momento, y encontramos tanto bocadillos clásicos como raciones muy bien hechas.

Camareros geniales.

EspumososPatatas Bravas en Los Espumosos (Paseo de Sagasta 5)

La Cervecería Espumosos remonta su historia al año 1920, y a día de hoy todavía retiene su solera, como lugar de encuentro de familia y amigos en el centro de Zaragoza.

Los Espumosos nos propone una amplia selección de tapas y raciones con sabores tradicionales, entre los que destacamos las gambas Orly, los calamares, los pimientos rellenos, la ensaladilla rusa, la tortilla y unas bravas fenomenales.

Son clásicos de la cocina popular interpretados con solvencia y modos de restaurante burgués. Y a precios más baratos de lo que puede parecer.

MordiscoEl Mordisco (Calle Honorio García Condoy 4)

Si quieres probar unas de las mejores patatas bravas de la ciudad tendrás que peregrinar hasta El Mordisco, un bar de toda la vida en el barrio de Torrero.

Sirven unas raciones a buen precio con abundante salsa que dan ganas de repetir y acompañar con unas cañas bien tiradas.

De su cocina, con ánimo de tasca tradicional, salen estupendos bocadillos y raciones muy bien hechas, que son un recorrido por el recetario más regional echando mano de todo el espléndido producto de proximidad que se les pone a tiro.

The Bronson BarThe Bronson Bar (Cinco de Marzo 14, pasaje entre Espumosos y Calamar Bravo)

The Bronson Bar rinde tributo al actor Charles Bronson, protagonista de títulos como ‘Los doce del patíbulo’, ‘El justiciero de la noche’ o ‘La gran evasión’ con una amplia  colección de afiches, pósters y objetos de películas del duro actor estadounidense.

La especialidad de The Bronson Bar son sus hamburguesas, elaboradas de manera totalmente artesanal. En cuanto a las patatas, recomendamos “Amor y Balas”, una ración de patatas gajo a las siete salsas, acompañada de la mejor salchicha Bronson y “Los Siete Magníficos”, un enorme plato de patatas gajo a las siete salsas.

bar-texas-604x350El Texas (Calle Libertad esquina con la Calle Cuatro de Agosto) es un bar histórico fundado a mediados del siglo pasado. Ya sabéis que nos gusta valorar el conjunto de la oferta. No sólo es la comida, también hay trato, ambiente, decoración, historia…

Las especialidades de la casa son las lechillas de ternasco, las mejores patatas bravas del mundo y los boquerones albardados.

Teniendo en cuenta el conjunto, el Texas vale una visita. Las plumas de Carlos Herrera o Arturo Perez Reverte han dedicado articulos a este representativo bar del Tubo.

Bar La QuímicaBar La Química en La Almozara (Avenida de la Almozara, 18)

En La Almozara hacía falta un local de tapas de estilo creativo y joven, pero sin juegos de manos. Aquí encontraremos un buen producto y algunas recetas imaginativas, pero sobre todo buen producto a precio asequible.

Situado en La Almozara, muy cerca de la Plaza Europa, La Química es un bar de tapas y raciones sencillas pero efectivas, que quiere remontarse a las raíces de la tradición aragonesa con un punto juguetón y creativo. Y realmente lo hacen muy bien. Buenas tapas, unas bravas dignas de probar, y un menú de mediodía muy recomendable son sus credenciales.

Méli Mélo (Calle Mayor 45, Zaragoza)Méli Mélo (Calle Mayor 45, Zaragoza)

Situado en la céntrica Calle Mayor, a pocos minutos del Coso y de la Plaza del Pilar, el Méli Mélo es un establecimiento moderno con un toque vintage, que ofrece tapas originales y de calidad en un ambiente cuidado y cercano.

El Méli-Mélo ofrece dos espacios bien diferenciados. Por un lado, un gran mostrador lleno de sugerentes tapas de diseño donde se come de pie. El otro área es un intimo y agradable reservado para comidas y cenas con unas pocas mesas.

Raquel Marcén tuvo el valor –y el mérito- de sofisticar estéticamente esta tapa, que en su versión tradicional es algo fea. El resultado: unas patatas convincentes, bien elaboradas y mejor presentadas en un original cono cerámico que están conquistando el mundo.

La Bodega del Tío Jorge ofrece las mejores raciones de bravas de TorreroLa Bodega del Tío Jorge (Mesones de Isuela 50)

Torrero continúa cobijando bares y tascas que son referentes de la gastronomía popular en Zaragoza.

En el límite de la zona antigua del barrio, se encuentra desde 1963 La Bodega del Tío Jorge (Calle Mesones de Isuela 50) un sitio bueno, para que se te salten las lágrimas.

Cuadradas, simétricas, bien presentadas, con una salsa suave, sus bravas son ideales para acompañar, por ejemplo, uno de los mejores vermuts del planeta.

También ofrecen una variedad de vinos que llega hasta el techo.

Patatas Bravas en el Bar BocatarteBocatart (Calle Pedro Cerbuna 9)

Si quieres probar unas de las mejores patatas bravas de la ciudad tendrás que peregrinar hasta la calle Cerbuna, justo al lado de la Plaza San Francisco y la Universidad de Zaragoza.

Sirven unas raciones a buen precio con abundante salsa que dan ganas de repetir y acompañar de dos botellines más de cerveza. Los bocadillos están también buenísimos

Su terraza es una atractiva parada entre los estudiantes cuando llega el buen tiempo.

El TunoPatatas Bravas en El Tuno (Calle de Pedro Cerbuna, 9)

El Tuno es uno de los locales más míticos de la zona universitaria y toda una institución en lo que a bocadillos, huevos rotos, bravas y cañas bien tiradas se refiere.

Generación tras generación han logrado mantener intacta su esencia.

De su cocina, con ánimo de tasca tradicional, salen platos que son un recorrido por el recetario más regional, echando mano de todo el espléndido producto de proximidad que se les pone a tiro.

Sus patatas bravas son unas de las mejores de la ciudad. El secreto se lo reparten las patatas y la salsa especial de la casa.

SaudadeSaudade (Avenida de la Almozara 42) (Avenida de la Almozara 42)

El Saudade ofrece una apetitosa cocina tradicional de diferentes partes del mundo. La especialidad son los bocadillos. El del bosque, que incluye solomillos de cerdo, setas y queso es uno de los favoritos, sin olvidar las hambuerguesas o el bocadillo más tradicional de bacon, queso y huevo.

Además, la carta ofrece una amplia y económica variedad de tostadas, ensaladas, pita pizzas, burritos, platos para compartir y postres caseros (si tenéis posibilidad probar la tarta de galleta y chocolate).

¿Salivando? Tienen casi una veintena de opciones para elegir. Y unas bravas fenomenales.

Palace SegafredoPalace Segafredo Zaragoza (Paseo de Sagasta, 14)

Esta amplia cafetería, situada a pocos pasos del Corte Inglés de Sagasta, es el lugar perfecto para parar a tomar una caña y picar algo rico de comer antes de seguir con nuestros quehaceres por el centro.

Si crees que hay otros lugares que deberían estar en nuestra lista de las mejores patatas bravas en Zaragoza, dinos cuál y nos acercaremos de propio a saborearlas para ver si merece estar en este TOP!

Tags: , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de Zaragoza. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir gente, eventos y establecimientos únicos y creativos.



Volver arriba ↑