Vigilantes del Cierzo: Mil plantas de fresas ecológicas contra la contaminación de Zaragoza

Mil macetas de fresas ecológicas miden la contaminación de Zaragoza

Los niveles de contaminación en nuestra ciudad se miden desde siete estaciones distribuidas por la capital aragonesa y pueden ser consultados en tiempo real en un panel informativo de la Plaza de Aragón. De hecho, la capital aragonesa fue la primera ciudad de España en poner a disposición de los ciudadanos un panel informativo con la calidad del aire, en el año 1993.

En los próximos meses la calidad del aire de Zaragoza se medirá también con un método mucho más creativo y ecológico. Mil macetas de fresas ejercerán como auténticos termómetros de la polución, vigilando el aire que respiramos desde las ventanas y terrazas de vecinos voluntarios.

Son los “Vigilantes del Cierzo” -un viento seco y con temperatura baja que sopla en el valle del Ebro-, protagonistas de un experimento de ciencia ciudadana organizado por Zaragoza Activa y la Fundación Ibercivis, con la colaboración de la red de huertos urbanos Hortals, la Fundación Parque Científico Tecnológico Aula Dei, el programa Ciencia Viva y el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos de la Universidad de Zaragoza.

El proyecto “Vigilantes del Cierzo” repartió el 20 de diciembre 1.000 plantas de fresas por toda la ciudad. En primavera y verano de 2017 se recogerán muestras y serán llevadas al laboratorio para identificar qué compuestos están en las hojas y, por tanto, en el aire de Zaragoza.

Las plantas de fresa son una especie de fácil cuidado y resistente a las inclemencias meteorológicas, y en sus hojas pilosas (recubiertas de pelusilla) se adhieren perfectamente todas aquellas partículas magnetizables liberadas por la quema de combustibles fósiles, así como del desgaste en raíles de trenes y tranvías, discos de freno, y otros elementos relacionados con el transporte.

El proyecto #VigilantesdelCierzo ha repartido 1.000 plantas de fresas por toda Zaragoza para medir la calidad de su aire

Aplicando técnicas biomagnéticas se pueden identificar fácilmente qué compuestos hay en las hojas. Y haciendo un estudio agregado analizar la concentración de contaminantes en el aire de Zaragoza. Gracias a los datos que se obtengan se elaborarán mapas con los niveles de contaminación del tráfico en las distintas calles y barrios de Zaragoza. Todos los participantes serán notificados de los resultados de sus muestras y los resultados científicos se compartirán abiertamente.

Este original y sencillo proyecto para medir la contaminación de las ciudades es una extensión del estudio AirBezen, que el profesor Roeland Samson y el doctorando Jelle Hofman de la Universidad de Amberes realizaron en esa ciudad en el año 2014.

Fruto de la colaboración y del apoyo del profesor Roeland Samson, Zaragoza Activa y la Fundación Ibercivis han repetido, escalado y adaptado el proyecto a nuestra ciudad, bajo el marco del proyecto europeo COST (Citizen Science to promote creativity, scientific literacy, and innovation throughout Europe) y de la European Citizen Science Association.

Tags: , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de Zaragoza. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir gente, eventos y establecimientos únicos y creativos.



Volver arriba ↑