Detrás del color Azul se esconde todo un movimiento, el Modernismo. Se trata de un período, el de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. En ese tiempo se mezcla la poesía, con gran carga estética y los estados anímicos. Mucho tuvo que ver el escritor Rubén Darío en su libro “Azul”, buscando la belleza absoluta. El Modernismo no es un estilo, sino un movimiento cultural de largo alcance, por ello colores como el Azul tienen una importancia poética esencial.

Exposición "Azul, el color del Modernismo" en CaixaForum Zaragoza

Exposición "Azul, el color del Modernismo", en Caixaforum Zaragoza

La exposición “Azul, el color del Modernismo” se adentra en el espíritu de una época marcada por la presencia del azul y de sus connotaciones. Se trata de un período, el de finales del siglo XIX y comienzos del XX, en que se constituye una poetización estética basada en la relación entre los paisajes, los fenómenos de la naturaleza y los estados anímicos. Esta correspondencia entre la naturaleza y el yo se inscribe en el proyecto de la modernidad, transita por el simbolismo y ve nacer el cinematógrafo.

Las obras modernistas se llenan de paisajes crepusculares, de cielos a medianoche, de parajes montañosos, de playas y de mares, pero también de escenas cotidianas y de retratos que emplean una gran variedad de azules para manifestar el misterio o el subconsciente.

Joaquim Torres-García Título: Templo a las ninfas Año: c.1901-1911 Técnica: Óleo sobre lienzo Medida: 58 x 91 cm Procedencia: Museu Nacional d’Art de Catalunya

Torres-García, Templo a las ninfas, 1901. Procedencia: Museu Nacional d’Art de Catalunya

Exposición "Azul, el color del Modernismo" en CaixaForum Zaragoza

Sólo tres elementos de la naturaleza contienen el color azul: la piedra de lapislázuli –que en el Renacimiento era más cara que el oro–, el metal cobalto y la flor índigo. No es casual que ni el griego, ni el chino antiguo ni el Corán, ni las sagas irlandesas ni el hebreo antiguo tengan palabras para definir el azul, que sólo existía en el egipcio, imperio rico en lapislázuli por sus relaciones comerciales.

Hasta 1860 no se consiguió un pigmento sintético que lograra el tono cerúleo, inicialmente sólo en acuarela y una década después para óleo.

Con la llegada de los pigmentos sintéticos, se añaden nuevos tonos a la paleta del artista como el azul ultramar francés, el azul de Prusia o el cerúleo, ampliándose las posibilidades y matices de expresión de una época que se convierte en un recorrido de Occidente a Oriente, de la música a la poesía y de la pintura al cine.

Un total de 69 pinturas de más de una docena de instituciones y 5 películas, gracias a la Filmoteca de Catalunya, conforman la muestra en la que se podrán contemplar obras de los principales artistas del final del siglo XIX e inicios del XX como Hermen Anglada Camarasa, Joaquim Mir, Isidre Nonell, Pablo Picasso, Santiago Rusiñol o Joaquín Torres-García. También se incluyen algunas figuras destacadas del arte europeo como Ferdinand Hodler, Emile Nolde, Gustave Courbet o Maurice de Vlaminck, y una serie de estampas japonesas de la colección Anglada Camarasa.

Exposición "Azul, el color del Modernismo", en Caixaforum Zaragoza

Santiago Rusiñol, el Patio azul, 1913. Procedencia: Museu Nacional d’Art de Catalunya

Azul, el color del Modernismo

El protagonismo que toma el azul a finales de XIX no es completamente nuevo. Anteriormente el Romanticismo ya había concedido una atención particular al simbolismo de los colores, entre los cuales el azul, que representaba virtudes poéticas.

No en vano, Victor Hugo sostenía que el arte es el azul. También los poetas simbolistas otorgaban al azul valores y atributos fundamentales, como Charles Baudelaire, quien consideraba que emergía de la belleza enigmática de las sombras para devenir un símbolo vinculado a lo inalcanzable, mientras que Stéphane Mallarmé se aventuraba en la búsqueda del ideal de belleza absoluta a través del eterno azur.

CaixaForum Zaragoza se adentra en el alma del Modernismo a través del color azul y su infinidad de matices en la exposición Azul. El color del Modernismo

CaixaForum Zaragoza se adentra en el alma del Modernismo a través del color azul y su infinidad de matices en la exposición Azul. El color del Modernismo

Eso sucedía en Europa, en Francia más concretamente, en el ámbito de los poetas simbolistas; y en Latinoamérica, antes de viajar a Europa, Rubén Darío publica su poemario “Azul” (1888), un gran libro modernista que dejaría su huella en Antonio Machado y en Juan Ramón Jiménez.

El poeta, galardonado en Zaragoza en la Exposición Hispano-Francesa de 1908, define el azul “como el color del ensueño, del color del artel el color helénico y homérico, color oceánico y del firmamento”.

Exposición "Azul, el color del Modernismo" en CaixaForum Zaragoza

Exposición "Azul, el color del Modernismo" en CaixaForum Zaragoza

El azul, para ellos, los poetas, y para un puñado de pintores que abrían la puerta a un neorromaticismo, era también la representación de la noche, del cielo, del mar, de la espiritualidad, de la introspección y, por supuesto, de la melancolía.

Del 27 de septiembre de 2019 al 19 de enero de 2020
DirecciónCaixaForum Zaragoza, Avenida Anselmo Clavé 4, Zaragoza
Teléfono: 976 768 200
Sitio Webhttps://caixaforum.es/es/zaragoza/exposiciones
Precio: 5 euros (gratis clientes Caixabank y menores de 16 años)
Horarios: De lunes a domingo, incluso festivos, de 10 a 20 h
Cerrado tres veces al año: 25 de diciembre, 1 de enero y 6 de enero

Consulta la agenda completa de exposiciones en Zaragoza.

Exposición "Azul, el color del Modernismo", en Caixaforum Zaragoza