El Gobierno de Aragón ha anunciado el confinamiento perimetral de las ciudades de Zaragoza, Huesca y Teruel desde esta misma madrugada, en el inicio del día 22 de octubre, con un horizonte temporal de 30 días.

Confinamietno perimetral de las ciudades de Zaragoza, Huesca y Teruel

Asimismo, toda la comunidad autónoma pasará a nivel de alerta 3, el más severo, a partir del lunes 26 de octubre (ahora estamos en nivel 2).

Nivel 3 de alerta en Aragon

Así lo han anunciado este miércoles en una rueda de prensa, tras la celebración de un Consejo de Gobierno extraordinario, el presidente del Ejecutivo autonómico, Javier Lambán, y la consejera de Sanidad, Sira Repollés.

Los positivos por covid-19 en Aragón se han incrementado en los últimos días, llegándose a detectar 740 nuevos casos en los datos diarios, hechos públicos este martes en el portal de Transparencia del Gobierno de Aragón, la cifra más alta registrada en la comunidad durante una jornada desde el inicio de la pandemia.

El confinamiento perimetral de las tres capitales de provincia supone la restricción de la libre entrada y salida de personas residentes, salvo las siguientes excepciones: asistencia a centros sanitarios, obligaciones laborales, retorno al lugar de residencia, cuidado de dependientes, asistencia a centros escolares o causas de fuerza mayor.

Se permite la circulación dentro del municipio afectado, si bien se recomienda evitar los desplazamientos ya actividades no imprescindibles.

Asimismo, el decreto-ley establece la entrada de toda la comunidad aragonesa en nivel 3 a partir del próximo lunes 26, lo que conlleva, entre otras, las siguientes normas específicas:

  • Cierre de la hostelería a las 22 h, con prohibición de consumo en el interior del local y un aforo máximo en las terrazas del 50%.
  • Reuniones sociales de un máximo de 6 personas.
  • Entierros y velatorios: 15 personas en espacios abiertos y 10 en espacios cerrados.
  • Celebraciones: 10 personas en el interior y 15 en el exterior.
  • Lugares de culto: 25% del aforo permitido.
  • Hipermercados, medias y grandes superficies y parques comerciales: aforo máximo del 25%.
  • Establecimientos de venta de alimentación: 50% de aforo.
  • Mercados al aire libre: 25% de los puestos habituales.
  • Gimnasios, piscinas: 25%.
  • Museos y salas de exposiciones: 25%.
  • Cines, teatros, auditorios, con butacas preasignadas: 25%. Al aire libre: 25% del aforo, con un máximo de 150 personas.

Ante estas nuevas normas, el presidente aragonés ha hecho una mención especial al sector que se ha visto particularmente afectado, el de la hostelería y el ocio, que a su juicio necesita gestos del Gobierno de Aragón “de aliento y de compromiso económico” y ya ha avanzado que “no faltará apoyo institucional ni económico”.

“Para combatir la pandemia no vamos a escatimar recursos materiales con PCRs, rastreadores, habilitando hospitales de campaña y además siempre dijimos que no nos temblaría la mano para tomar las decisiones pertinentes”, ha indicado el responsable del Ejecutivo aragonés.

En este sentido, la consejera de Sanidad, Sira Repollés, se ha referido también a la situación de las Unidades de Cuidados Intensivos en Aragón. “En marzo teníamos 1.065 personas hopsitalizadas por covid,147 en la UCI. Ayer teníamos 580, 74 en la UCI”, ha recordado.

Según el último balance, el 40% de las UCIS de la comunidad está ocupada por pacientes COVID, si bien sumando el total de ocupación (pacientes COVID y no COVID) está disponible aún el 24% de las camas de UCI en la comunidad (44 con respirador). “Una UCI estará llena mientras consideremos que puede estar llena, es decir mientras pueda coexistir la actividad quirúrgica normalizada con los pacientes COVID. Ese equilibrio lo tenemos mantenido”, ha aclarado la consejera.

Repollés, no obstante, ha indicado que, si fuera necesario, la comunidad tiene capacidad para habilitar 25 camas de UCI extraordinarias en menos de 24 horas“sin ocupar espacios quirúrgicos ni reanimaciones” y tiene disponibles, además, 102 respiradores si fuera necesario habilitar aún más recursos. “Tenemos margen de maniobra”, ha resumido la consejera.