El Museo Goya, de Fundación Ibercaja, volverá a abrir sus puertas el próximo martes, 2 de junio, con todas las medidas necesarias de seguridad para el público y los trabajadores.

Una de las principales novedades es la exhibición de un óleo del Greco, ‘San Pedro’, que permanecerá como obra invitada, hasta septiembre, procedente del Museo del Greco en Toledo.

Además, también se iniciarán las visitas a la exposición ‘Paula Rego. Con razón o sin ella’, que junto al Museo tuvo que cerrarse tras su presentación como medida preventiva por la crisis sanitaria del coronavirus.

Podrá realizarse el recorrido íntegro de sus salas e inicialmente el aforo será de un tercio de su capacidad, cifra que se incrementará a medida que Aragón vaya avanzando en las fases de la desescalada.

Otras de las medidas adoptadas para cumplir los protocolos sanitarios son la implantación de un sistema de espera en el acceso, mediante señales en el suelo que indican la necesidad de conservar la distancia de seguridad de dos metros.

Por otra parte, el personal del Museo estará protegido con mamparas de metacrilato, soluciones desinfectantes, mascarillas y guantes. Las mascarillas serán de uso obligatorio en el interior de estas instalaciones y no se entregarán a los usuarios folletos, catálogos o audioguías en soporte físico.

Para evitar aglomeraciones está previsto que el personal de atención al público pueda limitar el tiempo de permanencia en cada sala o variar el recorrido por el Museo.

No funcionarán las taquillas ni el guardarropa, y el uso de los ascensores se limitará a personas con movilidad reducida, dando preferencia a las escaleras. También se han instalado carteles con las indicaciones de seguridad y protección. La compra de entradas se podrá hacer a través de internet y en taquillas, fomentando el pago electrónico.

Exposición permanente de Goya

El Museo Goya ofrece una colección permanente que incluye pinturas, grabados, dibujos y algunas esculturas y piezas de cerámica. Destaca la magnífica colección de pinturas y grabados del pintor aragonés, sus cuatro series de grabados: Los caprichos, Los desastres de la guerra, La tauromaquia y Los disparates, así como las litografías de Los toros de Burdeos.

Vista general de la sala Goya del Museo

Vista general de la sala Goya del Museo

Exhibición de una nueva obra de El Greco

El público zaragozano y los visitantes del Museo Goya pueden contemplar desde el mismo día de la reapertura el óleo sobre lienzo ‘San Pedro‘, 1610-1614, de El Greco, que forma parte del apostolado conservado en el Museo del Greco de Toledo, el de mayor calidad de cuantos se conocen del genial artista cretense.

Simón Pedro, uno de los primeros apóstoles y de los más allegados a Cristo, se representa vestido con túnica azul y manto amarillo -de connotaciones pontificias- dirige la mirada directamente al espectador con gesto concentrado. Sostiene con la mano izquierda su atributo tradicional, las dos llaves del Cielo, mientras que la derecha se prende elegantemente al pliegue frontal del manto, en un gesto grave y equilibrado que recuerda la estatuaria romana, aspecto que se subraya por la definición de la rotunda cabeza del apóstol: cabello corto y barba recortada.

A lo largo del siglo XVI había en Toledo interesantes representaciones pictóricas de los doce apóstoles, los cuales, junto con la imagen del Salvador, conforman un conjunto denominado apostolado. La visión continua de los primeros seguidores de Cristo se convertía así, para la comunidad cristiana, en un necesario y ejemplar modelo de conducta para los creyentes y el clero local.

Rosario Añaños, directora del Museo Goya, durante el desembalaje y revisión del óleo "San Pedro", del Greco

Rosario Añaños, directora del Museo Goya, durante el desembalaje y revisión del óleo ‘San Pedro’, del Greco

En los años finales del Greco, el artista renovó el sentido de estas series hasta convertirlas en una producción novedosa, que ya no estaba destinada a ocupar un lugar en los retablos. Concibió trece lienzos exentos, con las imágenes de Cristo Salvador y los doce apóstoles, representados de busto largo o medio cuerpo, recortados sobre fondos neutros, y dotados de monumental formalidad y expresividad psicológica.

Los apóstoles se cubren con túnica y manto y se acompañan de los atributos martiriales asociados tradicionalmente a cada uno de ellos. Además de esos atributos, el Greco concibió para cada apóstol unas combinaciones cromáticas para la vestimenta y una gestualidad propia, que pasarían a convertirse en códigos de identificación de los personajes.

Se iniciará las visitas a la exposición de Paula Rego

El martes también podrá visitarse la exposición ‘Paula Rego. Con razón o sin ella’, que reúne 52 obras, entre pinturas, dibujos, grabados y acuarelas, y una instalación que muestra su trabajo más actual y transgresor.

Es la primera vez que las creaciones de esta pintora, considerada una de las artistas figurativas más relevantes de la escena internacional y una de las voces plásticas más lúcidas y combativas de la segunda mitad del siglo XX, se muestran en Zaragoza. Incluye una selección de dibujos inéditos y podrá visitarse hasta el 15 de septiembre.

Vista de una de las salas de la exposición de Paula Rego en el Museo Goya

Vista de una de las salas de la exposición de Paula Rego en el Museo Goya

Exhibe alguna de sus pinturas más emblemáticas como el tríptico ‘El Pescador’ (The Fisherman) y otras más recientes como ‘La odiosa tía y su hijo’ (The hateful aunt and her son) y algunas piezas inéditas como ‘Hadas comiendo niños’ (Fairies eating children), o ‘Chicos bailando con animales’ (Boys dancing with animals).

Paula Rego, nacida en Lisboa en 1935 y afincada en Londres desde los 16 años, es una gran narradora, que con su obra realiza una crítica social, dando voz a las personas que no pueden denunciar e invitando a la reflexión porque es una artista que pinta la complejidad del ser humano y del mundo.

Otros artistas predecesores como Goya, la literatura infantil y sus propias experiencias personales, lo que ve a su alrededor, son sus fuentes de inspiración.

Una de las salas de la exposición temporal alberga sus obras realizadas en pastel, de gran formato, técnica que utiliza desde 1993, que incluye un tríptico con su propio autorretrato en el que aparece la pintora con la máscara de un macaco, y también su hijo. La otra sala exhibe sus dibujos y grabados en los que, al igual que Goya, pintor al que admira, quiere dar testimonio de lo que pasa en su tiempo.  En este mismo ámbito se encuentra la instalación ‘Glotonería’ (Glutonny), de 2019, una pieza de gran dramatismo y fuerte impacto visual, que muestra el proceso creativo de la artista, que siempre trabaja del natural, a partir de bonecos (muñecos), realizados con papel maché y vestidos con ropas usadas.

Fundación Ibercaja retoma la actividad cultural del Museo de forma presencial, aunque durante el periodo de confinamiento ha seguido ofreciendo sus contenidos a través de los canales digitales de la entidad, la web del Museo y redes sociales. Con esta actuación, continúa su vocación de difusión del patrimonio para contribuir con el desarrollo cultural y social del territorio.