El Museo Goya de Zaragoza se ha convertido por derecho propio en un referente nacional en la obra y la figura del genio de Fuendetodos. Sin embargo, el centro de la Fundación Ibercaja no se conforma y también quiere acrecentar su fama de cara al exterior. Persiguiendo ese objetivo, acaba de incorporar a su colección permanente uno de los primeros retratos oficiales de Goya: el óleo sobre lienzo ‘Miguel de Múzquiz, Conde de Gausa‘.

La obra, realizada en torno al año 1783, es propiedad de unos coleccionistas particulares que han decidido cederla en préstamo indefinido. A partir de ahora se exhibirá en la sala Goya, en la segunda planta del museo. En este retrato, Francisco de Goya revela esa maestría y rapidez de toque que será característica de su pintura más avanzada.

Su fama en este ámbito fue agrandándose desde mediados de la década de 1780 hasta convertirse desde 1785 en el mejor y más cotizado del gremio.

Este óleo fue estudiado por Federico Torralba y René Andioc. Además, la obra ha sido citada en distintas publicaciones por Manuela Mena, Nigel Glendining y en el último catálogo razonado del Banco de España.

El Museo Goya de Zaragoza suma uno de los primeros retratos oficiales del pintor aragonés, el de Miguel de Múzquiz

El museo ya es el segundo de España (tras el Prado) con más obra de Goya. De hecho, el centro de la calle Espoz y Mina ya cuenta en su colección con 25 obras del artista aragonés: 24 pinturas y un dibujo, además de las cinco grandes series de grabados que realizó entre 1778 y 1825.

La nueva obra incorporada se encuentra en perfecto estado de conservación y tiene unas medidas de 117 por 85 centímetros. El personaje retratado es don Miguel de Múzquiz y Goyeneche (1719-1785), primer conde de Gausa, y es uno de los primeros retratos oficiales que Francisco de Goya realizó en la corte, en torno al año 1783.

El óleo ha formado parte de todos los catálogos razonados de Goya, donde se le asocia con otra versión de cuerpo entero de 200 por 114 centímetros que forma parte de la colección del Banco de España. Sin embargo, existen notables diferencias entre ellas, como la iluminación, la vestimenta, el sable o el escenario.

Retrato de Miguel de Múzquiz, uno de los primeros retratos oficiales que Goya realizó en la corte

Goya también retrató a Miguel de Múzquiz en un dibujo que luego Fernando Selma convirtió en grabado (la técnica con la Goya logró una gran difusión y fama en su época). El conde de Gausa fue ministro de Hacienda con Carlos III y una figura clave del Banco de San Carlos, actual Banco de España, y conocía personalmente a Goya, ya que era él quien le pagaba los cartones que realizó para la Real Fábrica de Tapices.

Se piensa que el banquero posó para Goya, que lo pintó con la cruz de Carlos III y un sombrero bajo el brazo, símbolo de prestigio y autoridad.

Lleva una carta o memorial en la mano y éste es uno de los recuerdos más evidentes de los retratos de Velázquez.

En esta obra Goya plasmó el alma del retratado, que aparece con un gesto cansado por el peso de la edad.

La obra esconde una sorpresa: en uno de los botones de la casaca, Goya incluyó las cuatro letras de su nombre, algo que hizo en más ocasiones. En el retrato de la Duqesa de Alba, por ejemplo, hizo lo mismo en su anillo.

 

Lugar: Museo Goya. Calle Espoz y Mina, 23, Zaragoza
Entrada: 3-6 euros
Horario: De martes a sábado, de 10 a 14 y de 16 a 20 h. Domingos y festivos de 10 a 14 h. Lunes cerrado

Consulta la agenda completa de exposiciones en Zaragoza.