Como una farmacia de guardia, así me viene a la mente este local del Casco Histórico. Si necesitas una dosis de música en directo, el Zorro siempre está. Pocas veces al año te encuentras la sala en silencio. No necesita una cruz verde iluminada a todas horas. Hasta él se acercan los zaragozanos y zaragozanas. Algunos se pierden antes de llegar.

Al Zorro se va a ver qué pasa pero, sobre todo, a ver quién toca. A oscuras, sentados en las sillas, o de pie, apretujados en la barra, escuchamos el concierto del pequeño escenario.

A diferencia de las grandes salas de conciertos, los cantantes están muy próximos al público, dando sensación de cercanía.

Jazz, blues, funk, reggae se pueden escuchar cada día, depende del grupo. Por estas paredes han pasado la mayoría de músicos del país. Unos dieron sus primeros conciertos y otros han vuelto a tocar al Zorro cuando creían que fuera había demasiado ruido.

Aún y así, no hay que esperar a que toque alguien conocido en este local: vale la pena ir esta misma noche para que alguien te hable en otra lengua que todavía no has escuchado nunca.

Dirección: Calle Cádiz 13
Facebookhttps://www.facebook.com/elzorroclub/