Este jueves 12 de mayo, a las 20.30, el Teatro de las Esquinas (Vía Univérsitas 30-32) acoge el estreno del nuevo trabajo del realizador zaragozano Jorge Aparicio.

El Morico, el mítico personaje de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Zaragoza, abandona por primera vez el ámbito de las fiestas del Pilar, para dar el salto a la gran pantalla y protagonizar su primer cortometraje.

La cinta nos cuenta la supuesta crisis de identidad del mítico cabezudo aragonés, que se verá obligado a acudir al psiquiatra para intentar dar respuesta a sus dudas existenciales.

Con este corto Jorge Aparicio ha querido profundizar en la historia de El Morico, según la leyenda un cubano del que se desconoce su verdadero nombre.

Si que sabemos que tuvo una infancia difícil en La Habana, que amó a su madre y que ejerció diversos oficios, entre ellos el de mozo de cuadras para el Conde de la Viñaza, quien lo trajo a Zaragoza.

Se cuenta que fue la primera persona de color que se vio en Zaragoza, y como por aquel entonces se les denominaba “moros” a todos ellos, pues se quedó con el apodo de “Morico” entre toda las personas que lo conocieron.

Hemos hablamos con Jorge para conocer con más detalle su trayectoria y su último proyecto.

¿De dónde te viene tu pasión por dirigir?

Siempre me gustó interpretar, pero cuándo pasé por la escuela de cine “Un Perro Andaluz” con el boceto de que sería mi opera prima como director “Corazón Helado”, vi que tenía conocimientos sobre visionado de películas y saber lo que quiero conseguir en cada momento en cada una de ellas de lo que yo hago.

Entrevista a Jorge Aparicio, director del corto "El Morico

Imagen del Rodaje de “El Morico”

¿Cómo surge la idea de hacer “El Morico”?

La idea surge que tras la llegada de diversos personajes aragoneses al audiovisual aragonés, algunos conocidos y otros no tanto, pero que desconocemos su origen, quería tener la película con el mío…. uno de los personajes que me podía representar era un cabezudo y el morico era quien tenía la historia más bonita.

¿Qué quieres transmitir con “El Morico”?

Por un lado contar la leyenda del famoso cabezudo de la comparsa de la que hay muy poco contado y después hablar un poco desde el personaje lo que puede sentir una vez “sale del trabajo” y lo que le conlleva a sopesar la retirada de la comparsa de Gigantes y Cabezudos.

¿Qué crees que aporta “El Morico” a la programación cinematográfica y cultural del momento?

Para mi le da frescura ya que es una tragicomedia para pensar, esta no solo está pensada para el publico aragonés que es quien conocemos al personaje, sino romper tabúes y pensar que quien está en el psiquiatra es un personaje grotesco con un problema, pero ya nos presentaron a una oveja en el medico por enamoramiento (Woody Allen).

¿A qué tipo de personas le recomendarías ver “El Morico”?

No está destinado al público infantil, no usa un lenguaje obsceno ni chabacano, pero quizás no entendiera la trama. Si los padres desean llevar a sus niños si son muy pequeños, prefiría que vinieran antes que lo vean. Los más mayorcitos lo entenderán mejor.

¿Qué es lo que te ha resultado más difícil de este corto?

Lo más difícil fue conseguir el cabezudo, cuándo solicitamos los pertinentes papeles, hubo elecciones, cambio de gobierno y de gestión en Zaragoza Cultural, vacaciones y preparación de fiestas del Pilar… a eso le sumas la inclusión del personaje de la Cigarrera a la comparsa y su polémica suscitada y que ello nos repercutiera.

Fue mucho tiempo de espera y sin saber si podíamos tener su concurso. Finalmente estoy contento con el resultado.