El talento con la guitarra de Diego García, El Twanguero (Valencia, 1976), lo han aprovechado artistas como Andrés Calamaro, Enrique Bunbury, Santiago Auserón, Jaime Urrutia o El Cigala, que se hicieron acompañar por él en el estudio y en los escenarios.

El Twanguero se considera un nómada. Su carrera en solitario es un diario musical de sus experiencias vitales y una búsqueda de las raíces sonoras del continente americano: tiene su álbum neoyorquino (The Brooklyn Sessions), otro bonaerense (Argentina Songbook) y recientemente, tras una estancia entre México y California, lanza Pachuco.

Con motivo de su paso por Zaragoza el próximo sábado 5 de noviembre, dentro de la programación del II Festival de Guitarra de Zaragoza, hemos charlado con Diego García, El Twanguero.

¿Qué tal está respondiendo el público a “Pachuco”, tu último larga duración?

La verdad es que muy bien. Nos ha abierto mucho más la audiencia y hemos tocado sin para desde hace un año y medio en USA, Canadá y por supuesto España. Este nuevo giro musical nos ha llevado a un público más general y no tan elitista.

¿Por qué la guitarra y no otro instrumento musical?

Porque es el instrumento más popular de la historia. Siempre hay una guitarra guardada en cualquier hogar del mundo. La mia me estaba esperando en un armario de la casa de mis padres. La descubri cuando era muy pequeño y me atrapó para siempre.

Entrevista a Diego García, El TwangueroTocar con Camilo Sexto, Raphael, Bunbury, Calamaro, El Cigala o Urrutia tiene que marcar mucho. ¿Con que te quedas de toda esa experiencia de trabajar con ellos?

Con su amistad en la mayoria de los casos. También con las experiencias que vivimos juntos y lo que me trasmitieron, no solamente en el ábito musical sino en muchas materias de vida. Calamaro, Auserón o Cigala son mis hermanos mayores.

En los últimos años (desde el 2005) has comenzado tu proyecto personal, con el que has publicado 5 discos, y los últimos 3 forman parte de una trilogía americana, que tiene mucho que ver con tus contínuos viajes por el continente americano ¿Que nos puedes contar de estos 3 últimos discos?

Son el diario musical de mis experiencias vitales en el continente americano. Las Américas me han dado mucho, y me seguirán dando durante mucho tiempo más. Justo ahora vengo de tocar un mes por EEUU y Canadá y traigo inspiración y sonidos transatlánticos para sentarme y hacer otro disco.

Uno más intimo y espiritual. Los otros 3 (Brooklyn Session, Argentina Songbook y Pachuco) mostraban información concreta de ciertos lugares con una carga cultural, emocional y conceptual muy fuerte. Ahora me quiero inspirar en el camino como concepto, pero más metafórico e incluso abstracto.

¿Qué piensas cuando dicen que estás entre los mejores guitarristas del mundo? ¿Te genera que aumente tu autoexigencia o no es algo a lo que le des mucha importancia?

Pienso que exageran!! Igualmente mi autoexigencia no baja nunca, especialmente cuando vengo de tocar en América. Alli está el nivel demasiado alto con la guitarra eléctrica. Es como ir a Jerez o Sevilla, te vuelves loco con los flamencos.

La crítica dice que tus discos son estudios antropológicos ¿Intentas reflejar la vida, el contexto social… en tus trabajos?

La música de cada lugar te cuenta muchas cosas de la vida y el contexto social de un pueblo. Solo hay que prestar atención a ciertos ritmos o detalles interpretativos para entender los matices de un estilo. Eso no quiere decir que puedas tocar Tango o Son cubano fácilmente porque te llevaria una vida, pero si puedes inspirarte y reinterpretar esos sonidos. Y ante todo con respeto.

¿Crees que el haberte especializado en esta forma de tocar la guitarra te ha abierto más puertas?

No lo sé. Desde luego me ha cerrado otras porque no toco de una manera muy estandard. A veces la gente se confunde con lo de Twang porque creen que hago Surf o Country y la verdad es que ni me acerco a esos estilos. Yo canto con la guitarra y se podría decir que hago un estilo nuevo al que llamo “Latin Twang“. Los gringos entienden perfectamente esta fusión de guitarras del mundo. Aquí me cuesta un poco más.

Hablanos de tu faceta como compositor para cine y televisión…

La verdad es que desde que empecé con el proyecto Twanguero me alejé bastante del cine. Antes trabajaba mucho con Victor Reyes y hicimos un montón de música en los 2000. Ahora hago cosas para TV puntuales pero al estar de viaje continuamente la gente piensa que nunca estoy en España y me llaman menos. Me gustaria mucho retomarlo pero por ahora es imposible estar a todas.

¿Cuales son tus próximos proyectos?

Voy a sacar el primer volumen de “Carreteras Secundarias” en Diciembre. Es un proyecto grande que aúna las guitarras de norte y sur de américa y está basado en un viaje que hice hace años desde Chicago a Argentina y que me llevó por las carreteras secundarias del continente. Será completamente acústico y perfecto para viajar.

El sábado 5 de noviembre de 2016 a las 22:00h ven al Teatro de las Esquinas a disfrutar de “El Twanguero“. Compra ya tu entrada.