A finales del siglo XIX, Zaragoza vivía convulsionada por un crecimiento rápido, fruto de la emigración de campesinos atraídos por la incipiente industria local.

Faltaba menos de un mes para que la situación fuese todavía a peor tras la finalización de la guerra de Cuba, con la que materializaría para España el Desastre del 98.

Es en este contexto en el que el alcalde de la capital aragonesa, Francisco Cantín y Gamboa, fundaba, el 14 de julio de 1898, la Asociación Benéfica La Caridad. Lo hacía, después de meses de reflexión, para «paliar el hambre de la ciudad” y “erradicar definitivamente la mendicidad de Zaragoza”, tal y como podía leerse en su acta fundacional.

La primera sede de La Caridad se encontraba en el antiguo almudí, conocido como las Piedras del Coso, que se utilizaba como almacén municipal.

Tras la finalización de la Exposición Hispano-Francesa de 1908, uno de los tres edificios permanentes de la muestra iría destinado a La Caridad. Así, después de acondicionar el edificio, el 28 de enero de 1910, la entidad se trasladó a las instalaciones que hoy en día sigue ocupando en el número 4 de la calle Moret de Zaragoza.

A lo largo del siglo XX, el comedor social, el asilo, la guardería para hijos de mujeres trabajadoras y el colegio Cantín y Gamboa ayudaron a paliar parte de las miserias de la ciudad.

Miles de niños han pasado por las aulas y residencias de la institución, así como transeúntes y personas sin hogar que se han beneficiado de sus servicios.

Dirección: Calle Segismundo Moret, 4, junto a Plaza de los Sitios