Lujo. De los asirios a Alejandro Magno