El Torreón de Fortea es una pequeña torre medieval y el mejor ejemplo que conserva la ciudad de arquitectura civil mudéjar del siglo XV.

Al Torreón, que perteneció a la familia Cerdán de Escatrón, se adosaron en el siglo XVI dos construcciones a cada lado: en la calle del Temple; y, en la calle Torrenueva. Esta última, es una tradicional casa-palacio urbana renacentista de la nobleza aragonesa, en la que los arquillos superiores crean un vínculo entre la misma y el Torreón.

En 1785, en los bajos del Torreón, Joaquín Fortea instaló su comercio de paños (de ahí el nombre popular de la construcción), cuya disposición en puerta central y dos huecos a modo de escaparates, en madera de los montes de Torrero, todavía se conserva in situ.

En la actualidad alberga una sala de exposiciones y los servicios culturales del Ayuntamiento de Zaragoza.

Dirección: Calle Torre Nueva, 25, junto a la Plaza San Felipe