Si algo tiene de positiva esta situación de crisis que atravesamos por el coronavirus, es la cantidad de gestos altruistas e iniciativas que han surgido de la propia sociedad. Personas anónimas que buscan ayudar y aportar un pequeño granito de arena. Para canalizar todas estas buenas acciones y propuestas, ha nacido Frena la curva.

Desde que se lanzó el pasado viernes 20 de marzo, se han registrado más de 180.000 visitas y 3.000 puntos en el mapa

Esta plataforma es un mapa online interactivo al que se puede acceder a través de cualquier navegador o de una app. A través de un sencillo formulario se pueden subir, de forma anónima, peticiones u ofrecimientos de ayuda.

fren al curva mapa geoposicionado

Un equipo de moderadores voluntarios las revisa antes de que se publiquen. Entre las peticiones de ayuda se pueden listar compras de alimentos o medicamentos, bajar la basura

Además también se incluye información sobre servicios públicos disponibles, como mercados o farmacias con horarios modificados, veterinarios abiertos, centros sociales que ofrezcan comidas, estaciones con aseo para transportistas

Un mapa colaborativo de ayuda vecinal para “frenar la curva”

Entre quienes ofrecen ayuda, hay ciudadanos voluntarios para comprar alimentos, bajar la basura, pasear el perro o simplemente charlar. Personas de todos los perfiles y edades quieren ayudar en la medida de lo posible.

Muchas de las personas que necesitan ayuda son mayores, sin acceso directo a la tecnología. Para reducir esta brecha desde Frena la curva han impulsado la figura del «intermediario», voluntarios que proactivamente localizan a estas personas y las añaden al mapa.

Un mapa colaborativo de ayuda vecinal para “frenar la curva”

En Frena la curva además del mapa, hay un curso para los moderadores voluntarios, pautas sobre cómo usar esta herramienta y varias recomendaciones para maximizar la seguridad de los usuarios.

¿Quién está detrás de Frena la curva?

Frena la curva es una plataforma que impulsa iniciativas ciudadanas frente al coronavirus, basadas en innovación social y resiliencia cívica en tiempos de pandemia. Este proyecto fue activado por el LAAAB (Laboratorio de Gobierno Abierto de Aragón), pero rápidamente se convirtió en un plataforma ciudadana, impulsada por voluntarios, activistas, empresas, organizaciones sociales y laboratorios de innovación abierta de toda España y Latinoamérica.

Un mapa colaborativo de ayuda vecinal para “frenar la curva”

Un mapa basado en una plataforma para crisis humanitarias

El mapa utiliza la plataforma Ushahidi, una herramienta de software libre pensada para mapear información vital en zonas de catástrofe. Se ha utilizado con éxito en varias crisis humanitarias, como después del terremoto de Haití o el de Chile de 2010. La información se visualiza cargando mapas de OpenStreetMap. Las peticiones que se suben a la plataforma son revisadas por moderadores voluntarios antes de que aparezcan en el mapa.

Esta plataforma es fácilmente replicable y exportable a otros países, con un coste bajo de mantenimiento, gracias a estar basada en herramientas de software libre. La iniciativa ya se está replicando en otros países de Latinoamérica.