Esta fascinante guarida que parece estar parada en el tiempo todavía conserva mucha brillantez del pasado.

El barman actúa como consejero: explícale que necesitas para hacer remontar el espíritu y se sacará de la manga la poción mágica que te cambiará los ánimos y te hará sonreír otra vez.

Aquí se han descubierto maravillas en la copa.

Y si tenéis dudas sobre el atractivo de la Cucaracha repasad los cuadros de la pared y comprobaréis la cantidad indecente de bestias de la bohemia que han bañado sus hígados a lo largo de los años de este bar.

Nada se mueve mucho antes de la medianoche.

Dirección: Calle del Temple 25, cerca del Mercado Central
Facebook: https://www.facebook.com/lacucarachazgz/