Hola, buenas tardes, ¿me pone una po**a? Esta es la frase que más se repite desde hace unos días en el local que ha abierto en la Gran Vía, 11 con el nombre de La Pollofrería.

Piensa mal y acertarás, aquí, a pesar del nombre, no encontrarás pollos atravesados ​​por una barra de metal y girando sobre su eje, aquí solo verás gofres en forma fálica, erectos y bañados en chocolate.

Una tentación dulce que penetra por los ojos y termina en la boca, momento en el que descubres que la gracia solo está en la apariencia de pene.

La invención es la última y más reciente demostración que en la forma puede estar la clave del éxito de un producto con poca capacidad de sorpresa y con mucha oferta como el gofre.

La Pollofrería llega a la ciudad después que otra empresa dedicada a la eleboración de gofres en forma de pene abriera en Madrid en diciembre de 2020. La Pollería original fue el primer local de gofres en forma de pene del país. Esta apertura en un pequeño local del barrio de Chueca supuso todo un fenómeno en redes y sigue creando largas colas en la calle.

Ahora, de la mano de otros propietarios, el gofre en forma de pene aterriza en Zaragoza con las expectativas bien erectas.

Dirección: Gran Vía 11, enfrente de la Facultad de Economicas de la Universidad de Zaragoza
Instagram: https://www.instagram.com/lapollofreria/