Situadas en la localidad turolense de Molinos, las Grutas de Cristal de Molinos te llevarán a un apasionante viaje al interior de la tierra.

El Monumento Natural de las Grutas de Cristal es un indiscutible merecedor de su nombre con sus formaciones de estalactitas, estalagmitas, columnas, cortinas y cascadas, de los más variados colores y cristalizaciones, un auténtico museo natural.

La cueva es una compleja red de pequeñas salas unidas mediante cortas galerías repletas de espectaculares formas de estalagmitas y estalactitas.

Sus formaciones asemejan cortinas, columnas y cascadas pero, además de piedras, esta maravillosa y sobrecogedora cavidad alberga una gran cantidad de fauna fósil y viva.

Escapada a las Grutas de Cristal de Molinos

Se trata también de un punto de gran interés geológico y representa los procesos responsables de generar formaciones endokársticas. El agua subterránea cargada de carbonatos disueltos rezuma por las paredes y el techo de las distintas cavidades de la gruta, generando, lentamente, diversas y extravagantes formas fruto de la precipitación de los carbonatos.

Las cuevas fueron descubiertas en 1961 y en su interior se descubrió el enterramiento del homínido más antiguo de Aragón. El conocido como Hombre de Molinos tiene 25.000 años de antigüedad y si quieres ver sus restos, solo tienes que acercarte al museo de la localidad.

Las cuevas pueden visitarse durante todo el año y anualmente son escenario del Festival Música y Palabra, un ciclo de conciertos de música clásica y recitales de poesía que, sin duda, tiene el mejor marco imaginable.

Toda la información sobre esta escapada está disponible en la web de Turismo de Aragón.