Florencio De Pedro en 1992.