Antonio Navarro edificaba su casa con arreglo a los planos del arquitecto Luis Aladrén, de 1893. A finales del mismo año se presentaba una modificación de proyecto, consistente en la elevación de una planta ático más y colocación de miradores acristalados.

En enero de 1895 se solicitaba el reconocimiento de seguridad y sanidad de la obra terminada. El edificio ha sido rehabilitado integralmente en 1992, dirigidas las obras por el arquitecto Teófilo Martin. Construida entre medianerías, consta de seis plantas, edificada con los porches preceptivos del Paseo de la Independencia, que alojan la planta baja y la entreplanta.

En la fachada se alterna el uso del ladrillo visto para cerramiento y la piedra para las guarniciones y adornos, obteniendo espectaculares efectos estéticos. La composición de ésta es homogénea y simétrica a partir de siete ejes de vanos, el central enfatizado por un orden gigante y los laterales por miradores acristalados.

En la planta ático y retranqueos sobre el espectacular alero, se sitúan los vanos abuhardillados. El conjunto es muy notable y se inscribe plenamente dentro del eclecticismo finisecular, jerarquizado y decorativista.

Dirección: Paseo de la Independencia nº 28