En 1855 comienzan a edificarse las tres primeras casas del lado de los pares del Paseo de la Independencia, proyectadas por el arquitecto José Segundo de Lerma, con el dictamen favorable de la Real Academia de Bellas Artes. La finca número 6 era propiedad de José Vicente Cistué, y fue construída por Joaquín Tapia.

El edificio ha sido rehabilitado en 1987-88 respetándose las fachadas y conservándose el volumen original del mismo. Es la única casa que se conserva del Paseo antiguo.

En la planta baja se conserva un interés, la Farmacia Castejón. La botica fue fundada en 1885 por la familia Lahuerta y tomó el establecimiento José María Castejón en 1927 al Farmacéutico Jesús Puértolas y a su socio en la Perfumería Alberto Pastor.

A este momento correspondería parte del mobiliario interior y las decoraciones interiores, dentro de la utilización de los lenguajes clasicistas de la década de los años 20. El edificio de viviendas esta construído sobre parcela regularizada, producto de la subasta de la Huerta de San Francisco.

Presenta seis plantas. La planta baja y la entreplanta se cobijan bajo los preceptivos porches en arco de medio punto, tratados como basamento del edificio. Sobre éstos se alzan las fachadas de la casa. Estas son de ladrillo revocado, y ofrecen una ordenación de vanos homogénea. En la fachada principal son cinco vanos, todos adintelados y abalconados, con antepecho corrido en todas las plantas.

En la fachada lateral los vanos son también adintelados y abalconados sólo los correspondientes al eje situado sobre el arco lateral del porche. La ornamentación de estas fachadas es jerarquizada, enfatizándose la planta principal con pilastras de orden corintio en las jambas, y un entablamento corrido en todos los vanos.

En las otras plantas son enmarques moldurados con cabezales en acodo, con cornisa en la segunda y sin cornisa en la tercera. Este mismo sistema se repite en la fachada lateral, en el primer eje de vanos, y en el resto de vanos, con el mismo sistema simplificado.

Un alero sobre canetes remata el edificio, elevándose sobre aquél las “buhardillas” de aprovechamiento espacial bajo cubierta. La casa corresponde plenamente a modelos parisinos, inspirándose en la famosa Rue Rívoli de esa ciudad, en cuanto a la disposición de la edificación sobre porches en arco y el tratamiento de las fachadas dentro de un academicismo plenamente francés. Por estas razones, y por ser el único edificio conservado del Paseo antiguo, la casa de referencia reviste especial interés.

Dirección: Paseo de la Independencia nº 6