La Compañía de Seguros La Equitativa construía este edificio para su sede social, oficinas y viviendas, proyectado por el arquitecto Manuel Cabanyes, en el año 1950.

La ubicación no podía ser más representativa de una empresa que quisiera dejar constancia de su solidez y solvencia: el Paseo de la Independencia.

Está edificado entre medianerías y consta de diez plantas  rematado en cornisa, y con la planta baja y la entreplanta bajo el porche en arcos de medio punto, característicos del Paseo de la Independencia. Cabanyes utiliza la piedra natural y artificial y el revocado para darle un aire aún más rotundo, alejado de la arquitectura local más tradicional.

Sobre una primera planta alzada, concebida como basamento visual del edificio con despiece de hiladas, se alza la fachada con un orden gigante formado por cinco pilastras jónicas, que articulan el cuerpo central de ésta, separando los ejes de vanos, y rematado en un entablamento en cuyo friso se dispone el rótulo de la Compañía para la que se construyó. Todo ello se desarrolla en paramentos revocados con los elementos decorativos en piedra artificial y el mármol en la planta baja.

En su parte superior una gran escultura con figura de mujer en posición sedente y con una balanza en las manos, campea sobre el edificio; es el símbolo de la citada Compañía de Seguros. Debajo de la figura bajo un frontón partido una leyenda dice: La Equitativa.

Los arquitectos José de Yarza García y Manuel Martínez de Ubago Chango proyectaron en los bajos del edificio el Cine Coliseo.

El cine cerró en 1999. En poco más de un año, el amplio local fue cuidadosamente restaurado y convertido en una tienda de Mango.

En su interior se conserva parte de la sala del antiguo cine, con su icónica cubierta de madera, que recuerda a un barco volcado.

Dirección: Paseo de la Independencia nº19