Ya los romanos se beneficiaban de las propiedades de las aguas termales del valle de Tena, pero fue entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX cuando el Balneario de Panticosa se convirtió en uno de los más grandes y prestigiosos de España.

Hoy en día, el Balneario de Panticosa ofrece al visitante un moderno complejo termal de más de 8.500 m² dedicados al bienestar y a la salud a través del poder terapéutico de las aguas.

El hermoso entorno natural que rodea el balneario convierte a la localidad en el destino ideal para los amantes de la naturaleza y de los deportes de montaña.

balneario de panticosa

Balneario de Panticosa

El Tren de Panticosa El Sarrio parte desde el mismo pueblo y te permite descubrir el espectacular entorno del valle de La Ripera. En 45 minutos te lleva a través de una pista forestal hasta la Fuente de La Ripera, situada a 1.520 metros de altitud. Una vez allí, prepárate para pasar un día inolvidable. Puedes hacer excursiones de distintos grados de dificultad o simplemente disfrutar de un día tranquilo en contacto con la naturaleza y rodeado de un entorno único.

No te pierdas la nueva atracción de la localidad: la espectacular Ruta de las pasarelas de Panticosa. Sus vertiginosos pasos colgantes sobre el río Caldarés te conducirán a uno de los miradores con mejores vistas del núcleo urbano y de las montañas circundantes, el Mirador O Calvé.

Pasarelas de Panticosa

Pasarelas de Panticosa

Si acudes durante la temporada invernal, podrás dar rienda suelta a tu pasión por la nieve en la estación de esquí Aramón Formigal – Panticosa. Y si lo tuyo no es esquiar, súbete el telecabina que parte del mismo pueblo y disfruta de unas vistas increíbles. En verano, subiendo al telecabina podrás hacer una preciosa excursión a los lagos glaciares que salpican las altas montañas (conocidos en Aragón como ibones).

estación de esquí Aramón Formigal – Panticosa

Estación de esquí Aramón Formigal – Panticosa

El Circuito de Esquí Nórdico del Balneario de Panticosa se encuentra en un espacio natural único, junto a un lago y rodeado de picos de 3.000 metros de altura. Dispone de servicio de alquiler de esquís y raquetas y tiene tres circuitos adecuados para todos los niveles: iniciación, medio y experto.

Ya en la localidad, merece la pena que des una vuelta por su casco urbano de calles y casas de piedra. No olvides hacer una visita a la iglesia de la Asunción, del siglo XVI.

Y si te apetece disfrutar de buenas panorámicas, también puedes acercarte hasta los miradores de Santa María o la Peña Medio, desde donde contemplarás unas vistas maravillosas de la propia localidad, la sierra de la Partacua, o el embalse de Búbal.