En el número 18 de la Calle Unceta se sitúa la iglesia de San Valero, proyectada en 1927 por el arquitecto Regino Borobio.

Como testigo mudo, casi centenario, el templo religioso se fusiona con la arquitectura del barrio y el entorno en que persiste.

San Valero se planteó como un pequeño templo de barrio, muy próximo a los potenciales fieles.

Sobresalen en él los detalles decorativos historicistas de la fachada, con arcos, columnas y molduras, particularmente sobre el pórtico principal.

La estructura posee una sola torre, muy sobria y de dimensiones modestas. El interior es amplio, de una sola nave.

Desde su creación, la iglesia de San Valero se ha caracterizado por su obra catequista y por el servicio a la comunidad.

Dirección: Calle Unceta 18