El Mausoleo de los Atilios se encuentra cerca de Sádaba, provincia de Zaragoza. Seguramente estuvo situado en la vía que unía la ciudad de Los Bañales (yacimiento de visita muy recomendable, cercano a éste) con la de Cara (Santacara, Navarra), y puede que hasta con la Galia.

Hoy se llega a él desde la carretera que une Sádaba y Uncastillo, tomando un desvío señalizado hacia la izquierda (tened cuidado, pues no se indica con mucha antelación).

Por desgracia, hoy sólo queda en pie una de las caras del recinto funerario, que seguramente fue a cielo abierto), y que albergó los cuerpos de C. Atilius Genialis, L. Atilius Festus y Atilia Festa, abuelo, padre e hija –que actuó como dedicante del conjunto– de una de las familias que, presumiblemente, desempeñó algún cargo público municipal en Los Bañales.

Su fachada principal cuenta con un pórtico tetrástilo de columnas de orden toscano. Sobre éstas apoya un entablamento jónico que recorre todo el mausoleo y los restos de un frontón del que sólo se conserva el tímpano en el que se puede leer el nombre del difunto.

Las fachadas laterales están recorridas por una moldura en la que descansan dos pilastras toscanas estriadas. Se cubriría en origen por un tejado a dos aguas que en la actualidad ha desaparecido.

A través de una sencilla puerta adintelada se accede al interior del monumento que cuenta con dos cuerpos el primero, llamado cella o naos, estaba destinado a sacrificios y libaciones en honor del fallecido.  El segundo cuerpo o conditorium es subterráneo y albergaba los restos del difunto.

¡No dejéis de visitar su página en Facebook para enteraros de las novedades!

Dirección: Cerca de Sádaba, Provincia de Zaragoza