De estilo románico de transición, el Real Monasterio de Santa María de Sijena fue fundado en 1188 por voluntad y deseo de la reina Doña Sancha de Castilla, esposa del monarca aragonés Alfonso II el Casto.

Se levantó en pleno desierto este solemne y descomunal cenobio femenino que se convirtió en uno de los monasterios más ricos y bellos de Aragón gracias a los importantes donativos que recibió.

Acogió tras sus muros a un buen número de reinas y princesas, así como hijas de familias nobles del reino y la corona de Aragón. Sirvió de depósito de una parte del tesoro real y como archivo monástico entre los siglos XIII y XIV.

interior del Monasterio de Sigena

Fue también panteón real sirviendo de lugar de enterramiento de reyes, reinas e infantas de Aragón, destacando la sepultura de la reina doña Sancha o la de Pedro II, único monarca de la Corona de Aragón enterrado en Aragón.

Siendo priora Doña Blanca de Aragón y Anjou, hija de Jaime II, se convirtió en uno de los más magnificentes cenobios de la Orden de San Juan de Jerusalén en Europa. Entre sus palaciegas estancias destacaba la Sala Capitular, decorada con ricos frescos medievales.

En 1923 fue declarado Monumento Nacional por Real Orden de 28 de marzo de la Dirección General de Bellas Artes. Su declaración como Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Aragón fue completada en abril de 2002.

Monasterio de Sijena

Interior del Monasterio de Sijena

En agosto de 1936, con la Guerra Civil Española en sus comienzos, el Monasterio de Sijena fue pasto de las llamas. Ardió todo el mobiliario, los retablos, los techos mudéjares de madera, muchos objetos litúrgicos.

Humo y fuego también afectaron a uno de los mejores conjuntos de pintura mural románica que había en Aragón: los frescos que decoraban las paredes y los arcos apuntados de la Sala Capitular de Sijena. Una maravilla pictórica de comienzos del siglo XIII que por fortuna no llegó a desaparecer por completo.

Su valor era altísimo y reconocido por cualquier estudioso del arte medieval. De manera que incluso antes de que acabara la Guerra Civil, ya llegaron aquí técnicos catalanes que trasladaron la pintura del fresco a lienzos, y estos fueron transportados a Barcelona. Ahí siguen.

portada románica con catorce arquivoltas de medio punto del monasterio de sijena

Portada románica del Monasterio de Sijena

En la actualidad, el Monasterio de Sijena conserva la estructura de la Sala Capitular, antiguamente decorada con frescos más bellos del románico tardío. La impresionante portada románica con catorce arquivoltas de medio punto se ha convertido en símbolo del patrimonio cultural de los Monegros.

Visitas a los bienes recuperados

Entre 1983 y 1994 la Orden de San Juan de Jerusalén vendió a la Generalitat de Cataluña una serie de bienes de gran valor artístico sin el permiso de las autoridades patrimoniales. Tras un largo litigio para su recuperación, la gran mayoría de las piezas fueron devueltas y regresaron a Aragón entre 2016 y 2017.

Hoy se encuentran expuestas en los antiguos dormitorios del monasterio y pueden visitarse los viernes, sábados y domingos a través de las visitas guiadas gestionadas por Turismo de Aragón. Las reservas se realizan enviando un correo a: visitasijena@aragon.es o llamando al teléfono 974 355 119 de lunes a viernes de 9 a 15 h.

imagenes de los bienes recuperados del Monasterio de Sigena

Bienes recuperados del Monasterio de Sijena

Visitas al Monasterio

También puedes visitar el resto del monasterio contactando con las Hermanas de Belén, la comunidad religiosa que lo habita actualmente. Es necesario concertar la visita previamente escribiendo al correo: santamariareinamonasterio@gmail.com o llamando al teléfono 653 644 527 de martes a viernes de 12 a 15 h.

 

Dirección: Calle Afueras, S/N, 22231 Villanueva de Sijena, Huesca

Teléfonos: 
974 35 51 19 (Bienes). De lunes a viernes de 9 a 15 h.
653 644 527 (Monasterio). De martes a viernes de 12 a 15 h.

Correos electrónicos:
visitasijena@aragon.es (Bienes)
santamariareinamonasterio@gmail.com (Monasterio)