Tomar el sol, bañarse, pasear, en definitiva disfrutar del ambiente veraniego en algunas de las calas y playas más atractivas del litoral catalán y valenciano. Os proponemos ocho playas donde pasaréis un día la mar de felices, alejados de los calores de Zaragoza.

 

Playa de Aiguablava (Begur, Costa Brava)

Playa de Aiguablava Begur Costa Brava

Aiguablava es una de las playas más fascinantes de la Costa Brava.

En pleno corazón del Baix Empordà, exactamente en Begur (Girona), encontramos este paraiso natural, accesible en coche y a pie.

Aiguablava es un espacio muy agradable en el que apetece quedarse porque todo acompaña, la arena blanca y fina y las aguas cristalinas y limpias de un incomparable color turquesa.

 

Playa Sa Tuna (Begur, Costa Brava)

Playa Sa Tuna (Begur, Costa Brava)

Situada en el municipio de Begur, Sa Tuna es una pequeña cala que nos traslada al pasado.

Tiene un pequeño paseo marítimo con varios restaurantes y es accesible en coche y a pie.

Acoge pequeñas barcas de pescadores de gente del lugar, que, junto a las casas tradicionales del Baix Empordà, le dan cierto aspecto de postal antigua.

La playa es de piedras y sus aguas suelen estar tranquilas y limpias. Sa Tuna es un gran lugar para desconectar y disfrutar del bello entorno natural.

 

Tamariu (Costa Brava)

Playa Tamariu Costa Brava
La playa de Tamariu es pequeña, pero de una belleza enorme, con pinares y acantilados que se descuelgan hasta un agua cristalina.

Recomendamos recorrer a pie el tramo del Camí de Ronda desde Tamariu a Calella de Palafrugell.

El Camí de Ronda es una ruta de 583 kilómetros que recorre todo el litoral catalán desde Portbou, en la frontera con Francia, hasta Ulldecona, a pocos kilómetros de la provincia de Castellón.

Se dice que antiguamente servía para hacer las rondas de vigilancia por las costas y prevenir los ataques piratas y el contrabando.

Actualmente es un sendero histórico muy bien conservado, que atraviesa numerosas calas y macizos y que permite disfrutar de algunos de los paisajes más hermosos del Sur de Europa.

Mar, pinos mediterráneos retorcidos por el viento de la Tramuntana, acantilados erosionados por las olas, calas y playas de todos los tamaños y para todos los gustos… en definitiva, una experiencia inolvidable.

 

Pals (Costa Brava)

Pals Costa Brava

A pocos kilómetros de la costa te espera Pals, un  núcleo fortificado medieval muy bien conservado. Destacamos la Torre de les Hores – una torre del homenaje románica del siglo IX–, la iglesia de Sant Pere y toda una serie de detalles arquitectónicos allí donde mires.

Recomendamos recorrer sin prisas sus calles empedradas flanqueadas por casas nobles y dejarse llevar hasta el mirador del Pedró, cuyas magníficas vistas abarcan las islas Medes, el Montgrí, el Canigó y la Albera.

La kilométrica playa de Pals completa la visita de su recinto amurallado y te invita a nadar con las islas Medes como compañeras de baño.

 

Playa de La Barceloneta (Barcelona)

Playa de La Barceloneta Barcelona
El barrio de la Barceloneta fue uno de los que mas cambios sufrio durante los Juegos Olimpicos de 1992.

Manzanas enteras fueron demolidas, muchas fabricas cerradas y las playas fueron totalmente renovadas.

Una de las iniciativas fue la instalación de varias esculturas de arte contemporáneo al aire libre.

La que mas éxito tuvo fue la de “la estrella herida”, conocida popularmente como “los cubos torcidos”, obra de la artista alemana Rebecca Horn.

 

Playa de Sitges (Barcelona)

Playa de Sitges Barcelona

Una playa con muy buena atmósfera enclavada en un barrio de tradición marinera, entre el casco antiguo y el puerto deportivo de Sitges.

Para los que les guste reponer fuerzas, entre sus frescas y tranquilas callejuelas hay todo tipo de comercios, bares y restaurantes.

El agua es inmejorable para el baño y desde la arena se disfruta de magníficas vistas panorámicas del casco antiguo, situado en una pequeña colina que domina el Mediterráneo.

 

Playa Norte (Peñíscola, Castellón-Costa Azahar)

Playa Norte Peniscola Castellon Costa Azahar

La Playa Norte de Peñíscola cuenta con 5 kilómetros de fina arena y vistas al maravilloso castillo del Papa Luna.

Gracias a sus prestaciones, se le ha concedido las certificaciones: bandera Azul, bandera Q, del Instituto para la Calidad para el Turismo de España, bandera verde de AENOR y la bandera Qualitur de la Agencia Valenciana de Turisme.

Su paseo marítimo lleno de palmeras acaba a los pies del castillo, donde comienza el casco antiguo, lleno de callejuelas donde perderse y descubrir tiendecitas de lo más especiales (cuero, artesanía, moda, muebles…) . Asómate por las almenas del castillo, recorre los escenarios donde se rodaron muchas de las escenas de Juego de Tronos y tómate un cóctel en Entre dos aguas –entenderás el porqué del nombre cuando estés allí.

 

Playa La Romana (Alcossebre, Castellón-Costa Azahar)

Playa La Romana Alcossebre Castellon Costa Azahar

Rodeada un sistema dunar de alto valor ecológico y con el impresionante parque natural de la Sierra de Irta como telón de fondo, La Romana es una maravilla de playa de arena fina y aguas verdiazules.

Gracias al urbanismo suave de Alcossebre -en este pueblo están prohibidas las construcciones de más de tres plantas— los edificios no agobian a las familias, ni estrangulan una zona de baño muy espaciosa. Fue elegida una de las 10 mejores playas de España por El Viajero, el suplemento de viajes de el periódico El País, que la definió como “una de las joyas playeras mejor guardadas de Castellón”.

 

Platja Llarga (Tarragona)

Pasear por la orilla, hacer castillos en la arena o ver la puesta de sol, platja Llarga no decepciona. Además, nos encontramos muy cerca de Tarragona, una ciudad abierta al mar, cuna de las diferentes culturas y cuyos monumentos romanos está incluido en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

 

¿Crees que falta alguna playa importante? Dínoslo en los comentarios de abajo.