La plaza de las Canteras está situada en la confluencia de la Avenida de América y la Calle Fray Julián Garcés, en el barrio de Torrero.

El nombre de la plaza tiene su origen en que era aquí donde se almacenaba el yeso procedente de las canteras cercanas, principal actividad económica de Torrero durante los siglos XIX y XX.

Casi todas las edificaciones poseen más de dos plantas y predominan las viviendas. Por lo general, carecen de portales y llenan casi todo el espacio alrededor de la vía, en marcado reflejo de la arquitectura popular aragonesa, la ecléctica y la gran densidad poblacional de la zona.

Los primeros vecinos de la Plaza de las Canteras fueron los trabajadores de las canteras de yeso. Además, entre canteras y fábricas de yeso, discurría un pequeño ferrocarril de vía estrecha.

Alrededor de la Plaza de las Canteras comenzaron a surgir almacenes y distintos servicios para atender las mercancías: agencias de transportes, traperías, talleres, cantinas, posadas…

Otro transporte que se veía eran las grandes barcazas que navegaban cargadas de productos agrícolas por el Canal Imperial, y que los fines de semana dejaban paso a hermosas góndolas que hicieron que el sector comenzara a conocerse como la pequeña Venecia.

monumento al Cantero en el barrio de torrero

Monumento al Cantero

En 1991 se rehabilitó la plaza, y se instaló el Cantero, un monumento que homenajea al trabajo. El conjunto está formado por dos partes bien diferenciadas. Una de ellas está compuesta por un muro con placas de mármol en cuyo lateral derecho se halla una pequeña fuente, una inscripción en homenaje al maestro Manuel de Villanueva así como un medallón con el rostro de éste de perfil en mediorrelieve.

La otra, se trata de la figura de un cantero en piedra de tamaño mayor del natural. Trabajado de una forma muy esquemática, la figura se muestra con el torso descubierto sosteniendo con las dos manos un martillo, instrumento característico de su trabajo. Llama la atención la fuerza que el escultor ha impreso a los brazos, manos y torso de la figura dando como resultado una factura de carácter expresionista mientras que ha dejado de un modo casi abocetada la cabeza de la figura.

La práctica totalidad de los locales de la Plaza de las Canteras tienen vida tras un goteo de aperturas a lo largo de los últimos años: tiendas de telefonía y de fotografía, un local de restauración, otro de moda, una moderna barbería y un estudio de tatuajes han sido los últimos en subir la persiana.

La Plaza de las Canteras se mantiene como un cobijo para los vecinos y visitantes que buscan tomarse una cerveza o picar algo tranquilamente.

terraza del bar los pitufos en el centro de la Plaza de las Canteras

Eso (y muchísimo más) es la Plaza de las Canteras: un lugar donde es fácil perderse y sentirte dentro de una aventura, una locura y un remanso de paz, todo depende de donde estés y del momento del día.

Dirección: Confluencia de la Avenida de América y la Calle Fray Julián Garcés