La gran joya natural de la Comarca del Matarraña es sin lugar a dudas el Parque Natural de los Puertos de Beceite, un reducto de flora y fauna ideal para hacer rutas de senderismo o cualquier otra actividad al aire libre.

Los Puertos de Beceite son un macizo montañoso que separa el valle del Ebro del Mediterráneo y se extiende entre las provincias de Tarragona, Castellón y Teruel. Sus abruptas montañas, horadadas por numerosos ríos y barrancos, esconden impactantes parajes como el Parrizal de Beceite, Las Rocas del Masmut, la Pesquera y el Salt de la Portellada.

El enclave más conocido es el Parrizal de Beceite, que ofrece un paseo fantástico entre paredes de piedra y que se recorre por el mismo lecho del río Matarraña.

El Parrizal es un paseo de una hora y media de duración (más regreso) sin especiales dificultades, salvadas por diversas pasarelas a lo largo del camino. Pozas, estrechos y cañones, la presencia de las espectaculares agujas llamadas Les Gubies… En definitiva, un paseo entre rocas y agua para sentirnos más pequeños inmersos en la naturaleza.

La ruta comienza muy cerca de Beceite y discurre paralela al río Matarraña.

beceite escapada a matarranya

Beceite Escapadas a Matarraña

Durante el recorrido cruzarás el río en varias ocasiones con la ayuda de pasarelas que te llevarán por encima de pequeñas pozas de aguas transparentes.

La senda termina en Los Estrechos, donde el río se encañona por vertiginosas paredes que alcanzan una anchura imposible de 1,5 m. por 60 m. de altura y sobrecogedoras agujas de piedra conocidas como Les Gubies. Ten en cuenta que el acceso está regulado en fines de semana, puentes y temporada alta.

Para los amantes de la escalada, recomendamos ir hasta la localidad de Peñarroya de Tastavins, donde se encuentran las Rocas del Masmut, unas paredes verticales de más de 100 metros de altura. Aquí además existe una gran colonia de buitres leonados que utilizan las rocas para hacer sus nidos y te aseguramos que ver a estos animales relativamente cerca es algo impresionante.

Y no te olvides de contemplar la preciosa cascada de 20 metros de El Salt, a escasos kilómetros de la localidad de La Portellada.

Una gran densidad de vegetación sirve de refugio a numerosos animales, como la cabra hispánica. En este paisaje accidentado también anidan el águila real, el halcón peregrino y el búho real. Los barrancos horadados por aguas cristalinas, entre los que destacan el barranco de la Pesquera y el de Escresala, con abundantes cangrejos autóctonos y truchas, son también el hábitat del mirlo acuático.