Esta taberna clásica aplica su filosofía en unos desayunos en los que sobresalen los bocadillos, que por su dimensión, merecen el calificativo de desayunos de cuchillo y tenedor.

En la zona universitaria hacía falta un local de tapas de estilo creativo y joven, pero sin juegos de manos. Aquí encontraremos un buen producto y algunas recetas imaginativas, pero sobre todo buen producto a precio asequible.

La tradición también tiene mucho de olor y textura de freidora, y por eso en el ya mítico Bar Básico podréis comer algunos de los mejores torreznos de Zaragoza.

Dirección: Calle Luis Vives, 6