Miguel Mantecón fue un ingeniero de caminos y empresario de éxito afincado en Zaragoza que en 1925 encargó al arquitecto Luis Elizalde, un arquitecto donostiarra con otras obras en Zaragoza, que proyectara su residencia familiar en el Paseo de Sagasta.

Esta casa burguesa imita las construidas por Smith y Rucabado en el País Vasco para las familias adineradas de la emergente sociedad industrial.

Se trata de un ejemplo único y exótico de arquitectura montañesa transplantada en la ciudad de Zaragoza, con sus motivos típicos de pérgolas, porches y ornamentación, a la que se dota, sin embargo, de un trabajado alero en madera de estimables proporciones, esta vez sí, perteneciente a los modelos invariantes de la arquitectura aragonesa. Su estilo es de historicismo y eclecticismo.

Casa Mantecon Paseo Sagasta Zaragoza

En 1954, Marcelo Carqué llevó a cabo una reforma y ampliación del edificio para reconvertirlo en el Colegio Mayor Femenino La Anunciata. Su intervención respetó el edificio original, yuxtaponiendo cuidadosamente la nueva construcción.

Dirección: Paseo de Sagasta, nº 44