Motivos florales, guirnaldas, esculturas y profusión decorativa, pero sobre todo la línea curva: el estilo modernista nos sigue maravillando hoy día, acostumbrados a los grandes edificios rectangulares de hierro y cristal. Mientras que en la Barcelona de Gaudí el modernismo (principios del siglo XX) florecía como las flores de piedra de sus fachadas en cada esquina, la carencia de una fuerte y adinerada burguesía zaragozana limitó la exuberancia de este estilo arquitectónico propio de la Belle Epoque francesa. El modernismo zaragozano, con algunas excepciones (el espectacular Casino Mercantil) es mucho más parco y sobrio que su homólogo barcelonés, pero eso no quita que nuestra ciudad cuente con algunos edificios muy singulares. ¡Os ayudamos a buscarlos!

RECOMENDADO: Los edificios más bonitos de Zaragoza.

 

Antiguo Casino Mercantil

El Antiguo Casino Mercantil de Zaragoza en el Coso

El Casino Mercantil ocupa el solar donde se ubicaba el palacio del siglo XVI perteneciente a Juan Coloma, secretario de Fernando el Católico, y del que todavía se conservan tres artesonados en el inmueble. Francisco Albiñana fue el arquitecto elegido para embellecer el edificio recién adquirido para ser sede del Centro Mercantil, Industrial y Agrícola.

Albiñana es uno de los nombres más representativos del modernismo aragonés de principios del siglo XX, un momento en el que la arquitectura se convirtió en símbolo de poderío y status social. Echemos la vista atrás para visualizar una Zaragoza en plena efervescencia. Estamos a principios del siglo XX, momento en el que la Exposición Hispano-Francesa de 1908 había resultado ser todo un éxito y los círculos sociales más pudientes comenzaban a desvelar sus inquietudes artísticas.

Uno de los caprichos más fragantes del buen momento que atravesaba la ciudad, y su clase alta, era poseer un edificio modernista, un hecho que marcó la personalidad arquitectónica de Zaragoza. Afortunadamente, y más de 100 años más tarde, podemos dar buena cuenta de ello.

Es gracias a este hecho que a día de hoy encontramos extraordinarios ejemplos donde las expectativas y las vanidades de los burgueses quedaban reflejadas en forma de edificio, y el Casino Mercantil es uno de los mejores.

DirecciónCoso 29

 

Casa Palao

Casa Palao en el Paseo Sagasta de Zaragoza

En 1905 Carlos Palao encargó a Félix Navarro un proyecto para edificar una casa en los terrenos de su propiedad en Paseo Sagasta, aprovechando una construccion ya existente.

Tras someterse a expropiación para sujetarse a la línea del Paseo en 1909 volvió a solicitar licencia con planos del mismo arquitecto. Sin embargo, la licencia no se le concedió hasta el año 1912 con planos ya de Miguel Angel Navarro Pérez, que se hizo cargo de todas las obras de su padre recién desaparecido.

Ocupa la casa una parcela de mucho fondo con fachada a dos calles y ángulo resuelto en chaflán curvo, y consta de sótano y cinco plantas.

Dirección: Paseo Sagasta 76

 

Villa Alta y Villa Rosita

El otrora Colegio de Santo Tomás de Aquino, todavía conserva un espectacular torreón modernista en esquina y cupulado con trozos cerámicos al modo del trencadis de la arquitectura catalana de Gaudí y Jujol

En el paseo de Ruiseñores se construyeron, entre 1910 y 1925, los hoteles del arquitecto Miguel Angel Navarro (1914-1919) y del empresario textil Raimundo Balet (1919), además de otros como los de los señores Peirón, Carboné, Fernández, Escudero, Abós, Taberner, Aguado… de los casi nada queda ya. A mediados del siglo XX desaparecieron la mayoría de las villas y hoteles construidos en el paseo de Ruiseñores y su entorno.

Villa Alta y Villa Rosita son prácticamente los últimos restos de este conjunto arquitectónico de gran interés que han llegado hasta nosotros. Villa Alta y Villa Rosita son dos de los seis chalés construidos en los primeros años del siglo XX en unos amplios terrenos propiedad de Magdalena Sagristán y proyectados por el ingeniero Manuel Isasi Isasmendi.

Dirección: Números 37 y 39 del Paseo Ruiseñores

 

Edificio de la Calle Prudencio 25

Edificio de la calle Prudencio nº 25 fachada modernista

El edificio de viviendas que se encuentra en la calle Prudencio, nº 25, fue proyectado en 1902 por José de Yarza Echenique a instancias de Pedro Mendichaga Casas. El edificio está situado en una amplia e irregular parcela y se desarrolla en siete plantas, disponiendo de sótano, planta baja, entresuelo, tres alzadas y ático, recibiendo iluminación natural por la fachada principal y por un pequeño patio interior ubicado en la parte posterior.

De la fachada principal destaca su lenguaje modernista, que resalta sobre la arquitectura tradicional del casco histórico de Zaragoza. Presenta una simetría axial estructurada en dos cuerpos superpuestos, uno inferior revestido en piedra que abarca las plantas baja y entreplanta y otro superior de ladrillo caravista que corresponde al resto de plantas.

Dirección: Calle Prudencio 25

 

Casa Molins

casa molins calle alfonso el coso zaragoza

La esquina del la Calle Alfonso con el Coso es una de las esquinas más presuntuosas de Zaragoza: un edificio monumental de principios del siglo XX, cedro, vitrales, mármoles, la pompa de esos tiempos.

En el año 1856 la propiedad de la casa que daba al Coso pasó a ser propiedad del famoso confitero Eusebio Molins. En 1865, cuando se abrió la calle Alfonso I, las casas colindantes al edificio propiedad del señor Molins se derribaron, el empresario compró los solares para ampliar su confitería y en 1869 decidió construir un nuevo edificio, encargándole el proyecto al arquitecto Juan Antonio Atienza.

En 1902 el edificio era propiedad de Antonio García Gil, impulsor de la Escuela de Artes y Oficios. En ese año el señor García unió ambos inmuebles, contratando al ya anciano arquitecto Fernando de Yarza para realizar la remodelación del edificio años antes construido por Juan Antonio Atienza.

Yarza, continuador de toda una familia de arquitectos zaragozanos activos desde siglos atrás, emprendió la reforma de las fachadas del edificio de viviendas. Este fue el primer proyecto de viviendas modernistas en Zaragoza.

La explicación es clara, su hijo José de Yarza Echenique había estudiado la carrera de arquitectura en Barcelona y al volver a Zaragoza, con toda la seguridad, puso a su padre al día de las nuevas tendencias modernistas que él había conocido en su estancia en Cataluña, sobre todo la personalidad del arquitecto Luis Domenech i Montaner, con su peculiar “estilo floral”, y la obra de Antonio Gaudi, entre otros muchos arquitectos modernistas.

DirecciónCalle Alfonso I 2

 

Casa de Manuel López Florez

Casa de Manuel López FlorezEn 1903 don Manuel López Florez, propietario de un solar situado en el Paseo de Sagasta 17, colindante “al oriente con casa de Don Genaro Checa y a poniente con propiedad de Don Carlos Corsini” pidió licencia para construir un edificio de viviendas y dos locales comerciales en dicho espacio, presentando planos firmados por el arquitecto Félix Navarro Pérez.

Construida entre medianerías sobre amplia parcela rectangular con patio posterior, consta de sótano y cinco plantas. La fachada es enfoscada, utilizando la piedra para la magnificada portada de ingreso de rica ornamentación, situada en el centro de la misma.

Resulta novedosa en la obra de este arquitecto la utilización de elementos figuradas cabecitas femeninas que utiliza en esta casa por primera vez. Conserva la casa la puerta de dos hojas de madera tallada de carácter eclecticista, al igual que las decoraciones del zaguán con vistosas escayolas y la puerta de madera de paso a la caja de la escalera. La casa es un ejemplo destacado de la evolución estética que se produce en la obra de Félix Navarro en la última década de su vida, dentro de planteamientos plenamente eclecticistas.

DirecciónPaseo Sagasta 17

 

Casa Juncosa

Casa Juncosa

Obra de José de Yarza Echenique, el modernismo se muestra en todo su esplendor en su fachada, con una exuberante decoración floral ejecutada en piedra labrada y hierro forjado.

Su fachada está realizada en piedra arenisca y en ladrillo revestido imitando aparejo de sillería a partir de la línea de imposta del segundo piso.

Se divide en cinco plantas distribuyéndose los vanos, en cada una de ellas, de manera simétrica a partir del eje central que forma la puerta de acceso y reduciendo sus dimensiones según se asciende. La decoración destaca por su exuberancia; se concentra sobre todo alrededor de los vanos y en la rejería y los motivos que recrea son principalmente de carácter vegetal.

DirecciónPaseo de Sagasta 11

 

Casa Retuerta

La Casa Retuerta, proyectada por el arquitecto Juan Francisco Gómez Pulido en 1904

La Casa Retuerta fue proyectada por Juan Francisco Gómez Pulido en 1904. Este edificio de viviendas se levanta en uno de los sectores mejor planificados dentro del ensanche de la ciudad. La situación de la casa en el ángulo de dos calles permitió al arquitecto concentrar su atención en el chaflán, resuelto de forma rotunda.

Este edificio de viviendas se levanta en uno de los sectores mejor planificados dentro del ensanche de la ciudad. La situación de la casa en el ángulo de dos calles permitió al arquitecto concentrar su atención en el chaflán, resuelto de forma rotunda.La ornamentación se limita a la parte superior de los vanos, a la forja de los balcones y a la crestería que corona la parte superior del inmueble.DirecciónPaseo Sagasta 13

 

Casa Corsini

Casa Corsini en el Paseo Sagasta de Zaragoza

Casa Corsini en el Paseo Sagasta de Zaragoza

La Casa Corsini es un edificio de viviendas proyectado en marzo de 1904 por el maestro de obras Juan Francisco Gómez Pulido para Carlos Corsini. Ocupa una amplísima parcela rectangular con fachada a dos calles, ángulo resuelto en chaflán y galería posterior recayente al patio situado al fondo de la parcela.

Consta de sótano, cuya existencia se manifiesta al exterior en las lumbreras de la fachada, y cinco plantas, rematada en cornisa de fábrica con canetes agrupados de cuatro en cuatro, sobre los vanos de la última planta.

La composición es diferente en cada fachada, articuladas ambas mediante un mirador de hierro acristalado en el chaflán curvo. La principal reviste carácter simétrico con un mirador acristalado en el centro.

DirecciónPaseo de Sagasta 19

 

Mercado Central de Zaragoza

decoración Modernista del Mercado Central de Zaragoza

El Mercado Central de Zaragoza fue diseñado en 1895 por el arquitecto turiasonense Félix Navarro para sustituir al tradicional que desde el siglo XIII se realizaba al aire libre, con toldos y garitas, junto a la antigua Puerta de Toledo (derribada en 1848). Este mercado permitía reunir en un espacio cerrado y con carácter permanente a mayoristas y detallistas, a la vez que se contaba con unas mejores condiciones higiénicas con agua corriente y, a partir de 1918, con luz eléctrica.

Félix Navarro se nutrió de las corrientes del Modernismo y de esa combina el hierro, la forja y el ladrillo que se abrieron paso a finales del siglo XIX y que él absorbió en París, cuando visitó la Exposición Universal de 1889 y su principal lonja, Les Halles, obra que sin duda le influyó a la hora de diseñar el Mercado Central.

Planeó una planta rectangular con tres naves, más amplia y alta la central. Toda la estructura descansa sobre un semisótano que servía de almacén y que al exterior presenta la imagen de un zócalo. Las portadas presentan elementos neoclásicos (galerías de arcos, decoración escultórica de alegorías de la agricultura, la caza, la pesca y el transporte, medallones, pináculos con remate de fruteros) al lado de retículas de forja. Los capiteles de las columnas de hierro tienen formas originales, como cestitos, hojas de acanto, palmas neoclásicas y frutas en racimo.

Dirección: Plaza Lanuza s/n, Zaragoza

 

Casa Solans

Arquitectura Modernista en la Casa Solans

La Casa Solans es una villa modernista construida por el industrial harinero Juan Solans entre los años 1918 y 1921 en el número 60 se la Avenida de Cataluña.

Enfrente, al otro lado de la avenida, se encontraba su fábrica de harinas La Nueva Harinera, situada en el antiguo Camino del Gállego posteriormente calle Bielsa.

El proyecto fue realizado por el arquitecto zaragozano Miguel Ángel Navarro, autor entre otros edificios de los Almacenes El Aguila en la calle Alfonso I, del Hospital de la Cruz Roja, en la Plaza de los Sitios, del Mercado de Pescados en la plaza de Santo Domingo, y del grupo escolar Joaquín Costa en el paseo María Agustín.

Tanto por su diseño como por su decoración es un buen ejemplo de arquitectura ecléctica privada, que presenta una ornamentación modernista e historicista, en la que destacan por su vistosidad los paneles de azulejos policromos de la fachada occidental, con las figuras de los signos del zodiaco. Esta vistosidad hizo que se le conociera popularmente en el barrio como “la casa de los azulejos”.

DirecciónAvenida de Cataluña, 60

 

¿Crees que falta algún sitio? Dínoslo en los comentarios de abajo.