Trasmoz es un bonito pueblo ubicado en las faldas del Moncayo, cerca del Monasterio de Veruela, y en el que os recomendamos hacer parada. Este pueblo fue excomulgado de España desde el siglo XIII por celebrar aquelarres y fiestas paganas. Y fue lo que atrajo a Gustavo Adolfo Bécquer hasta allí.

En su obra Cartas desde mi celda (1864) escribió sobre una de las brujas más famosas de Trasmoz, la tía Tasca, asesinada en 1850 y arrojada colina abajo por el propio pueblo.

Un aire de misterio envuelve a la población. Vigilada por su antiguo castillo, imponente y desafiante al paso del tiempo, Trasmoz debe su fama a las leyendas que la han convertido en frecuente escenario de aquelarres de brujas. Las leyendas cuentan que su castillo era lugar de reunión de las brujas de la zona.

Desde la torre del homenaje podrás divisar una bella panorámica del valle. En ella se ha instalado el Museo Castillo de Trasmoz, en el que se recogen objetos aparecidos en las excavaciones realizadas en el lugar.

Además, el pueblo cuenta con un Museo dedicado a la brujería y a las supersticiones que no deja a nadie indiferente.

En Trasmoz pueden verse varios elementos vinculados a las brujas en sus edificios, una estatua de Bécquer y un hermoso mural conmemorativo realizado por el artista Adrián Pereda.