Adrián Pereda, alias Imaginaciones Mías, es un artista residente en Zaragoza que realiza obras murales a gran escala, ilustraciones digitales, pinturas en lienzo e intervenciones en objetos recuperados. Hoy hablamos con Adrián sobre cómo se inspira en la naturaleza, su amor por la “doble figura” y sus intervenciones más recientes en el pueblo de Trasmoz.

Adrián Pereda Imaginaciones Mías

El estilo

Algo característico del trabajo de Adrián es su interés por la doble figura y la pareidolia (esa nube que tiene una forma que te recuerda a una cara, por ejemplo). Le gusta rescatar esa ilusión infantil y trabajar los detalles.

Para ello utiliza un trabajo de línea. Siempre se ha interesado por ese estilo, más que por el degradado de colores o los sombreados, porque se defiende muy bien con él, le parece muy limpio y es una opción perfecta para llenar de detalles una obra sin tener que trabajar con muchas brochas o pinceles. “Una vez que tienes dominados los grosores de línea y cómo trabajar la profundidad con ellos es muy fácil crear el efecto que buscas”, nos comenta Adrián con ilusión.

 

 

El arte mural de Adrián Pereda

Hay un boom en el mundo de los murales y Adrián ha realizado varios de ellos en Trasmoz y en comercios como Rosa en Positivo (Calle Monreal, 32).

A Adrián le gusta trabajar ilustraciones muy concretas y con muchos detalles y juega con las distancias para que un mismo dibujo te ofrezca diferentes opciones si lo observas de lejos y si te acercas, así que no es raro que le encante trabajar en gran formato y aprovechar todas sus posibilidades.

Veamos algunas de sus intervenciones más de cerca:

Su mural en la tienda Rosa en Positivo

‘Rosa en positivo es una tienda especializada en productos oncológicos en Zaragoza. Todo surgió a raíz de que su propietaria, Ana Cris López, tuviese un cáncer de mama y vio la necesidad estética que existe, pero de la que nadie habla ni te orienta.

Desde hace varios años tenía esa idea en la cabeza y en junio de 2019 la puso en marcha y se ha convertido en un punto de apoyo para alguien que tiene un tratamiento oncológico o va a tenerlo; un espacio en el que encontrar todo lo que necesita: ropa adaptada, pelucas, turbantes, cosméticos naturales específicos para mujeres con cáncer… además, organizan talleres y actividades de todo tipo.

Adrián vio la tienda tras su apertura, le inspiró la temática y el muro blanco que tenía en la fachada, así que se ofreció para hacer su propio diseño. Le envió un fotomontaje enseñándole como quedaría y le encantó. ¡De ahí fueron adelante con la idea!

Este es un tema que ha tocado al autor bastante de cerca, ya que tanto su madre y su padre han pasado cáncer en los últimos años, y le atraía el objetivo de la tienda: un lugar que lo haga visible, un espacio en el que cualquiera pueda ir sin apuro a preguntar…

Visitando los murales de Trasmoz

En julio de 2019, con motivo del Día de la Comarca, el Ayuntamiento de Trasmoz encargó a Adrián un mural conmemorativo de Bécquer. Un mural en el que el autor plasmó a Bécquer con su característico estilo y con todo lujo de detalles ocultos.

“Un trocito de mí se queda en Trasmoz y un trocito de Trasmoz se va conmigo para siempre.” escribía Adrián en su cuenta de Instagram al terminar el mural.

Posteriormente, ya en 2020, el siguiente encargo fue el de un guerrero medieval a lomos de un caballo, muy coherente en la Villa de Trasmoz.

Desde el principio le resultó interesante no transformar demasiado esa pared rugosa. Enseguida pensó en resolverlo de manera que pareciese una pintura primitiva, queriendo recordar a los colores que conocemos hoy día de las primeras expresiones artísticas del ser humano en las pinturas de las cuevas rupestres.

Además, el mural quedaba dentro de un solar en ruinas, así que la idea de que el caballo fuese un árbol que brotaba por encima del patio tomó forma y quedó precioso, ¿no os parece?

Otros trabajos: el sello del ser humano y de la naturaleza

Hablamos con Adrián sobre otros de sus trabajos y nos comenta que también está trabajando con corteza y materiales naturales que encuentra. A partir de la corteza de platanero (un árbol que suelta la corteza por si mismo y él la recolecta) realiza este tipo de obras tan laboriosas y con lujo de detalle.

Además, continua realizando proyectos con soportes recuperados, algo característico de su trabajo desde los comienzos y con el que da una segunda vida a objetos que han sido abandonados.

Además, aunque menos relacionado con la naturaleza, aprovechó el confinamiento para revisitar películas que marcaron su infancia y lo plasmó en ilustraciones que subía en redes sociales. Adrián subió varias ilustraciones que escondían varias películas de un director de cine (Hichtcock, Almodóvar, Steven Spielberg…) y las compartía como entretenimiento y reto para sus seguidores, aunque ha terminado convirtiéndose en un fenómeno viral.

Seguro que habéis visto algunas de ellas en vuestro feed:

Adrian Pereda Ilustraciones de Cine

 

Si queréis conocer el trabajo de Adrián, podéis hacerlo a través de su Instagram o su página de Facebook. Además, hace poco le hicieron una entrevista en el programa Atónitos Huéspedes de AragonTV.

¡Deseando ver sus próximos murales y trabajos!