La espectacular iglesia de San Francisco de Asís fue diseñada por Enrique Delso Calavia en 1968.

El exterior se caracteriza por el uso de ladrillo, la geometría reticular, la repetición y por el hormigón del friso escultórico de la entrada.

En el interior encontramos una importante y rica variedad de artes integradas. Es un espacio austero, creado a partir del hormigón desnudo sobre el que destaca la decoración realizada por el escultor y pintor Iñaki. Para la zona del altar realizó una escultura de hierro que representa un Cristo con los brazos en cruz que queda suspendido del techo a modo de ascensión.

El artista creó una puesta en escena muy teatralizada, generada a partir del uso de la luz y los planos arquitectónicos.

Dirección: Avenida de América 8-10