Algo tiene la luz de La Belle Epoque. Siempre quieres volver. Una iluminación discreta que emana de originales lámparas baña este local de mesas metálicas y suelos de madera.

Desde el desayuno hasta la primera copa de la noche. Se ha convertido en punto de reunión informal para la gente bien de la zona centro (sobre todo, treintañeros).

Aunque su punto fuerte es sin duda su terraza, perfectamente climatizada para el invierno.

Dirección: Avenida Cesáreo Alierta nº 14, Zaragoza