Aquí encontraremos un buen producto y algunas recetas imaginativas, pero sobre todo buen producto a precio asequible.

Todo se hace al momento, y encontramos tanto platillos clásicos como tapas muy bien hechas.

Cuando se trata de llevar el bocata un paso más allá del pepito de lomo o la hamburguesa, el primero que se apunta es el La Farola, que prepara unas versiones tan sabrosas como generosas, esa clase de bocadillos que no sabes por dónde atacar para no pringarte la barba hipster, de los que necesitan unas cuantas servilletas porque la salsa está deliciosa pero se desborda.

Hamburguesa de longaniza puede sonar poco seductor. Sin embargo, la especialidad de esta primorosa bocatería es añadir matices al pan de cada día hasta hacer una pequeña fiesta. La longaniza, tierna hecha con una cocción lenta, gana matices con una cebolla caramelizada, paté de oca, huevo a la plancha, lechuga, beicon y queso.

¿Salivando? Tienen casi una veintena de opciones para elegir. Y unas pizzas, tapas y raciones fenomenales.

Dirección: Avenida Francisco de Goya, 17