Estamos en el momento más hermoso del invierno, cuando febrero llega a su ecuador y los almendros de los parques de Zaragoza florecen por fin.

La floración del almendro es una de las primeras señales de que próximamente vamos a cambiar de estación y de que vamos a dejar atrás el frío para, poco a poco, disfrutar de temperaturas más cálidas, más horas de sol y menos lluvias.

Sí, esto es Zaragoza

Sí, esto es Zaragoza

El almendro es el árbol frutal que antes florece, y aunque algunos años se adelanta debido a días de altas temperaturas, ya sabemos que dentro de poco nos quitaremos el abrigo.

Ya hacía algunos días que veíamos asomar los capullos en las ramas de los árboles. Esta semana han estallado a todo color. Queda muy poquito para que las flores maduren y empiece la lluvia de pétalos que alfombrarán el césped como si hubiera caído una nevada.

Las primeras flores son la señal de la proximidad de la primavera

Las primeras flores son la señal de la proximidad de la primavera

Tened en cuenta que es un espectáculo muy bello y terriblemente efímero.

Si no os lo queréis perder, lo mejor será que os deis prisa, porque el proceso entero no durará más de dos o tres semanas, tiempo en el que el parque se llenará de paseantes atraídos por la magia de este fenómeno.

Los almendros comienzan a florecer entre febrero y marzo, dependiendo del clima

Los almendros comienzan a florecer entre febrero y marzo, dependiendo del clima

Flores moradas, blancas y rosas por doquier. Para los más optimistas, este es el primer anuncia de que a la vuelta de la esquina nos espera la llegada de la primavera.

¡No dejes pasar el momento!.