El Pabellón de Aragón de la Exposición Internacional 2008 de Zaragoza, fue construido entre los años 2006 y 2008 por los arquitectos Daniel Olano y Alberto Mendo.

Tiene la forma de una cesta de mimbre suspendida por tres pilares dejando liberado un espacio inferior que se utilizó como plaza durante el desarrollo del evento. La fachada está compuesta por láminas de vidrio y de micro-hormigón que le confieren una singular apariencia y lo dotan de luminosidad interior.

La iluminación está garantizada además por seis lucernarios superiores. La planta tiene unas medidas de 50×50 con pequeñas diferencias por planta en virtud de su forma exterior. El pabellón cuenta con 3.000 metros cuadrados de superficie expositiva además de salas menores, dependencias administrativas, una cafetería y una gran terraza desde la que se podrá comtemplar Zaragoza y el recinto de la Expo.

Durante el evento internacional el pabellón explicaba la evolución que ha tenido la relación histórica del agua con Aragón. Los contrastes de un territorio desértico o verde, la música y el modernizado baile tradicional quedaron reflejados en la exposición.

Tras finalizar la Expo, estaba previsto que el pabellón se acondicione como sede de una Consejería del Gobierno de Aragón. Actualmente no se conoce nada más sobre el futuro del edificio.