Uno de esos clásicos que nunca le fallarán, bien sea en franja de mediodía o para hacer fiesta. Come-Come es una tienda de comida para llevar que ha sabido evolucionar con el tiempo.

Sus pollos asados son la sensación de la ciudad desde que, hace más de 30 años, abrió este establecimiento que ofrece una comida casera para llevar de mucho nivel.

Y es que aquí los pollos, tiernos y sabrosos, felizmente alejados de la textura de suela de zapato que todos nos hemos encontrado en algún momento de nuestras vidas, conviven con raviolis, paellas, croquetas, ensaladas y ensaladillas, y con pasteles caseros para haceros un menú a medida. Podéis acompañar los pollos con unas patatas asadas o unos pimientos verdes.

Te tendrás que armar de valor para soportar las largas colas que tienen en días festivos y domingos.

Es un clásico capaz de provocar largas colas en el Paseo Echegaray y Caballero. Sus pollos, lo merecen.

Dirección: Paseo Echegaray y Caballero, 2