Adiós ‘pancakes’, ‘bye bye’ zumos bio de 6 euros. Sí. Nos gustan los brunchs, nunca le diremos que no a un buen sushi y adoramos la buena pizza. Pero lo que hace que nos salte la lagrimita es un domingo de pollo asado.

Aquí os dejamos una lista de nuestros favoritos, crujientes por fuera y jugosos por dentro, como debe ser. Trabajo fácil: lo único que tenéis que hacer es elegir el que os quede más cerca de casa. Ya nos diréis qué os parece.

 

Come-Come

Uno de esos clásicos que nunca le fallarán, bien sea en franja de mediodía o para hacer fiesta.Come-Come es una tienda de comida para llevar que ha sabido evolucionar con el tiempo.

Sus pollos asados son la sensación de la ciudad desde que, hace más de 30 años, abrió este establecimiento que ofrece una comida casera para llevar de mucho nivel.

Y es que aquí los pollos, tiernos y sabrosos, felizmente alejados de la textura de suela de zapato que todos nos hemos encontrado en algún momento de nuestras vidas, conviven con raviolis, paellas, croquetas, ensaladas y ensaladillas, y con pasteles caseros para haceros un menú a medida.

Dirección: Paseo Echegaray y Caballero, 2

 

Tío Aissa

Quienes quieran recuperar el placer del pollo asado dominical, tan maltratado habitualmente, el asador Tío Aissa es su opción.

Abierto hace 15 años, ofrece varios tipos de pollo: el estándar; el pollo asado árabe (sazonado con numerosas especias), y, los fines de semana, un pollo ecológico que está haciendo estragos entre el público healthy.

Se puede acompañar con una ensalada, con un cous cous de cordero, con carne con arroz (roja y especiada), con burek (empanadas rellenas de carne, queso, pescado o verduras) o, claro, con patatas fritas o asadas.

DirecciónConde de Aranda, 45

 

Asador San Miguel

¿Por qué este establecimiento es un peso pesado de la ciudad no sólo en materia de pollos asados, sino también de comida para llevar? Porque tienen cocina propia y, por tanto, un chef tras los fogones que cada día crea combinaciones de especias diferentes para unos pollos tiernos y melosos.

Asador San Miguel es el lugar donde los pollos saben a pollo, y donde las croquetas, tortillas, pimientos rellenos, macarrones, libritos y otros clásicos del ‘take away’ de toda la vida se parecen a los de la abuela.

Dispone de dos locales: uno en la Plaza San Miguel y otro en el barrio del Actur.

Direcciones:

Plaza San Miguel, 4

Calle Jardiel Poncela, 9

 

El Rincón del Gusto

En la calle Pablo Casals, a pocos paso del Centro Comercial Gran Casa, funciona desde hace unos años esta tienda de comida preparada que hace unos pollos muy, muy buenos. Tiernos y sabrosos, felizmente alejados de la textura de suela de zapato que todos nos hemos encontrado en algún momento de nuestras vidas, se pueden acompañar de platos para llevar a precios ajustados.

Dirección: Calle Pablo Casals, 8

 

¿Crees que falta algún sitio? Dínoslo en los comentarios de abajo.