El Puente de la Unión, conocido popularmente como el Puente de las Fuentes, es una estructura enorme que conecta los barrios de Las Fuentes y La Jota.

O para ser correctos hay que decir que son dos estructuras, ya que son dos tramos independientes, uno para cada sentido del tráfico, que se prolongan durante más de 330 metros sin que exista ningún apoyo en el cauce del río Ebro para sostener tantísima anchura.

Fue diseñado en 1989 por el ingeniero José Antonio Torroja para cerrar el primitivo cinturón de la ciudad (Z-20) por el Este, prolongando hacia el norte el Camino de las Torres a través del río hasta la Calle del Marqués de la Cadena.