En la actualidad, el Camino de las Torres es uno de los lugares más emblemáticos y animados del centro de Zaragoza y cuenta con numerosos bares, restaurantes y cafeterías.

El Camino de las Torres se extiende a lo largo de 2,4 kilómetros como un eje de alta capacidad de tráfico rodado que conecta el río Ebro con el paseo de Sagasta.

Hoy lo adornan altos edificios, prestigiosos hoteles y grandes rotondas, pero su origen se remonta a la época en que las fincas agrícolas más destacadas de la ciudad (torres) comenzaron a dar paso a la incipiente industria.

persona caminando por el camino de las torres de zaragoza

En concreto, el antiquísimo camino se dirigía hacia Cuarte en paralelo a la acequia de las Adulas, que daba suministro a las huertas de la zona.

Nadie podía imaginar entonces que una vía polvorienta se convertiría en el trazado más importante de la futura Zaragoza.

Con el tiempo, todos comenzaron a llamarle Camino de las Torres, un nombre que salió de la propia población, como la mayoría de los que sobreviven desde aquella época.

persona caminando por el camino de las torres de zaragoza

La construcción del Canal Imperial a finales del siglo XVIII supuso la radical modificación del antiguo trazado de caminos y acequias de riego en todo el sur de la ciudad, y el antiguo camino de Cuarte fue así convertido por un gran paseo que conducía al complejo portuario de Torrero junto al puente de América.

Con el paso de las décadas y aprovechando este caudal de agua, a finales del siglo XIX se fueron instalando empresas harineras, peleteras…

A principios de los años ochenta del pasado siglo XX, una gran mutación urbanística modificó profundamente el carácter agrícola  de la zona. El soterramiento de la acequia –que hasta entonces cruzaban los zaragozanos sobre tablones o pequeños puentes– permitió la creación de la gran avenida flanqueada por enormes bloques de modernas viviendas que hoy es el camino de las Torres.

camino de las torres en zaragoza

Por debajo del actual Camino de las Torres sigue circulando el agua de la famosa pero ya totalmente tapada y sin uso agrícola acequia Las Adulas que tomando agua del Canal Imperial y viniendo desde la zona del Parque Grande José Antonio Labordeta discurre hasta la zona de Las Fuentes para desembocar en el Ebro.

En dirección hacia el río, el antiguo cuartel de San José -antes prisión, y mucho antes convento– fue adquirido por el Ayuntamiento de Zaragoza en la Transición mediante la conocida como Operación Cuarteles. Fue demolido con el objetivo de enlazar con la margen izquierda de la ciudad a través del puente de Las Fuentes.

En el otro extremo, se soterraron las vías de Tenor Fleta, donde permanece desde entonces el colegio de los Agustinos, construido en los años 30 con una estética neomudéjar obra de Miguel Ángel Navarro.

colegio de los agustinos tenor fleta zaragoza

Con una situación privilegiada en la esquina de Cesáreo Alierta con Camino Las Torres, el Boston es un hotel funcional que dispone de habitaciones con vistas magníficas de toda la ciudad.

El Camino de las Torres es una de las zonas más comerciales de la ciudad y siempre está llena de gente de todas las edades, por lo que es un gran lugar para experimentar la atmósfera incomparable del centro de Zaragoza.