Ladrillo visto, fachada simétrica o elementos heredados de la estética medieval son algunos de los aspectos que aportan singularidad a la antigua cárcel de Torrero.

Fue proyectada a principios del siglo XX para reemplazar a la colapsada prisión de Predicadores. El dictador Miguel Primo de Rivera inauguró la cárcel, con una capacidad para 300 presos de ambos sexos, en octubre de 1928. Se encontraba en lo que en aquel entonces era el extrarradio de la ciudad, lejos de zonas habitadas.

Durante la Guerra Civil española fue el escenario de ejecuciones de presos por garrote vil. Cientos de presos fueron ejecutados en las tapias del cercano cementerio de Torrero.

Antigua Cárcel de Torrero en la Avenida de América

Vista de la Antigua Cárcel de Torrero desde la Avenida de América

Vista de la Antigua Cárcel de Torrero desde la Avenida de América

Durante la posterior dictadura de Franco pasaron por sus celdas destacados dirigentes y simpatizantes políticos, sindicalistas, maquis y homosexuales, que eran habitualmente encerrados a través de la Ley de Vagos y Maleantes.

En la década de 1990 los insumisos fueron los protagonistas de otra lucha que llevó hasta esta cárcel a decenas de ellos. En 2005, tras 79 años de actividad, fue sustituida por el Centro Penitenciario de Zuera.

El edificio fue ocupado en 2010 y reconvertido en un centro social en el que se realizan actividades socioculturales alternativas y abiertas para todo el barrio, siendo renombrado por algunos colectivos en honor de Kike Mur, preso insumiso fallecido en la cárcel de Torrero en 1997.

Dirección: Avenida de América 109