Ya están aquí esas calurosas horas entresemana que parecen un juego de supervivencia donde cada uno tira de los recursos que tiene a mano, más desarrollados cuanto antes se disfrute la jornada intensiva.

En Zaragoza a partir de junio, sales de trabajar y sólo puedes hacer dos cosas si quieres llegar vivo e hidratado al final del día. O te encierras en casa (u otras cuatro paredes: cine, exposición…) y te abrazas al ventilador, o te sientas en una terraza y, una cerveza tras otra, te mueves lo mínimo hasta que se haga noche cerrada.

Cuando cae la tarde, las opciones en una ciudad repleta de bares son infinitas.

¿Estás paseando por el barrio de la Almozara y buscas una terraza agradable para tomar algo? Te presentamos La Canela, un bar-cafetería que conserva ese tono familiar y delicioso donde cabe el seco, el amigable y el que podría estar ya jubilado.

Su terraza siempre resulta apetecible. Buena parada para combinar cañas y un aperitivo. Tienen alrededor de veinte mesas pero no te confíes. Se anima. No se dice no a una ración de tranquilidad simple y llana.

Dirección: Avenida de la Almozara 7